El escalofriante relato de Marc Bartra y el atentado que le cambió la vida

Marc Bartra.

Marc Bartra.

Marc Bartra acudió al plató de El Hormiguero para relatar, por primera vez, lo ocurrido en el atentado al autobús Dortmund en pasado mes de abril, donde una explosión contra el autobús donde viajaba junto a sus compañeros para disputar la ida de los cuartos de final de Champions le causó múltiples lesiones. Bartra fue el único jugador herido.

Un placer @elhormiguero y gracias Pablo por hacerme sentir a gusto y como en casa! Espero repetir pronto!

A post shared by Marc Bartra (@marcbartra) on

Hasta ahora solo sus familiares más cercanos sabían cómo había ocurrido esta terrible experiencia, pero concedió a Pablo Motos su entrevista más difícil.

Así recuerda cómo vivió la explosión del primer artefacto: “Recuerdo silencio. Los oídos me pitaban, había mucho olor a pólvora, me vino viento muy caliente a la cara, el móvil salió disparado porque recibí un trozo de metralla en la mano…«. De hecho, se fracturó el radio y tuvo que ser operado de urgencia pocos días después.

Hoy he vuelto a recibir en el hospital la visita que más feliz me hace. Ellas son mi todo, la razón por la que lucho para superar siempre los obstáculos y este ha sido el peor de mi vida, una experiencia que no desearía a nadie en este mundo. El dolor, el pánico y la incerteza de no saber lo que estaba pasando, ni cuánto tiempo duraría… fueron los 15 minutos más largos y duros de mi vida. A todo esto os quiero decir, que creo que el shock de estos días va disminuyendo cada vez más y a la vez se suman las ganas de vivir, de luchar, de trabajar, de reír, de llorar, de sentir, de querer, de creer, de jugar, de entrenar, de seguir disfrutando de mi gente, seres queridos, compañeros, de mi pasión, de defender, de oler el césped como hago antes de que empiece el partido y motivarme. De ver las gradas llenas de personas que aman nuestra profesión, gente buena que sólo quiere que le hagamos sentir emociones para olvidarse del mundo y sobre todo de este mundo en el que vivimos, cada vez más loco. Lo único que pido, LO ÚNICO, es que vivamos TODOS en paz y dejemos atrás las guerras. Estos días cuando me miro la muñeca, hinchada y malherida, sabéis qué siento? Orgullo. La miro orgulloso pensando en que todo el daño que querían hacernos el martes, se quedó en esto. Gracias a los doctores, enfermeras, fisioterapeutas y personas que me ayudan a recuperar y que la muñeca quede perfecta. A las miles y miles de personas, medios, organizaciones de todo tipo, el BVB y compañeros, que me habéis hecho llegar vuestro apoyo y cariño. Por pequeño que sea, me ha llenado increíblemente de fuerzas para seguir SIEMPRE adelante. Necesitaba escribir y desahogarme y así zanjar todo para ya solo pensar en ponerme al 100% lo más pronto posible! Un saludo muy grande! Marc 💛

A post shared by Marc Bartra (@marcbartra) on

«Yo estaba en el suelo con mucho dolor de cabeza, de brazo, no podía moverlo»

También ha revelado cómo fueron los momentos posteriores al ataque. “Pedí que me mandaran a un fisioterapeuta: el brazo me colgaba. Cuando vino me dio unos guantazos en la cara para que no me durmiera. Me decía llorando ‘no te puedes dormir, sé fuerte. Si te duermes igual no puedes volver a abrir los ojos’. Ahí fue cuando pensé en mi hija«.

Melissa Jimenez, su apoyo incondicional 

«La primera persona a la que vi fue Melissa,  mi futura mujer. Le dije «tranquila, cariño, que estoy bien», pero vio que no y se puso a llorar. Ella intentaba estar fuerte, que yo la viera bien, pero no podía. Durante el trayecto al hospital pensé que ya había pasado, que estaba con la gente que me ayudaba, y cuando la vi fue como la vez que nos dimos el primer beso«, explicó el jugador muy emocionado.

Because I am HAPPY 🤗🍬

A post shared by Melissa Jimenez (@melissajimenezgp) on

Las secuelas

Sin duda, el accidente le ha dado una lección de vida. «Estuve una semana en el hospital, más de lo debido porque era una herida abierta por metralla, una herida de guerra, y necesitaba mucho suero antibiótico para que no se infectara. La vuelta fue dura: de camino con mis padres, mi pareja y la niña tuvimos que bajar las ventanillas, me puse a sudar, no tenía saliva para tragar. Es que nadie sabía quién o quiénes habían sido, igual iban a por mí», 

«Fue llegar a casa y los primeros días, jugando con mi hija, intentando no pensar en nada, no podía dejar de mirar la ventana, de ver si alguien nos estaba mirando. Fueron dos semanas.., confluyó el jugador.

Yeeessssss!!!! 🔜 #wedding 💍🎩👰🏻😊✌🏼️ T’estimo vida!!!! ❤️

A post shared by Marc Bartra (@marcbartra) on

Déjanos tus Comentarios