Mar Flores: »Es más importante la amistad de un hombre que su amor»

Mar Flores

Mar Flores descansando en una jaima.

Ha demostrado que es valiente y se atreve con todo. La vida para Mar Flores no tiene límites y, si los hay, ella los rompe para superarse a sí misma y dar su mejor versión. Hemos viajado con la diseñadora a Marruecos para participar en la novena edición de la Land Rover Challenge, una gymkana solidaria en la que hemos tenido la oportunidad de participar a su lado en las pruebas y conocerla mejor. Muy sincera, nos ha hablado de su situación personal, de cómo está su corazón y de cuáles son sus planes personales y profesionales.

¿En qué punto te encuentras? Estoy muy contenta con los objetivos cumplidos. Veo que a nivel empresarial mi marca está funcionando. Es un momento muy importante de mi vida, donde he llegado gracias a base de esfuerzo y trabajo.

¿Te ha costado mucho llegar a esta tranquilidad de la que ahora disfrutas? Afortunada o desafortunadamente he aprendido con la experiencia de vida. Indudablemente hay momentos en los que chocas y he aprendido de todo eso. Si todo lo que he pasado ha servido para el momento en el que estoy, bienvenido sea.

Y personalmente, ¿cómo te encuentras? Estoy muy tranquila y centrada en que lleguen las vacaciones. Eso es lo que más me puede motivar.

¿Qué planes tienes para el verano? La familia. Estar con mis hijos. Nos vamos todos juntos a Ibiza el mes y medio que me toca con ellos.

¿Eres una madre muy estricta? Me gusta la disciplina, pero no soy estricta. Con los niños se tiene que ser disciplinada, pero no estrictos porque la vida diaria te hace cambiar las cosas.

Sin pretensiones en lo sentimental

Mar Flores y su última pareja, Elías Sacal, por las calles de Madrid.

Ganas de vivir, ¿y ganas de enamorarte, también? El amor forma parte de la vida, pero ahora mismo no tengo en perspectiva tener pareja.

¿Eres más exigente con los años? Ahora mi prioridad no es encontrar el amor de mi vida, la prioridad son mis hijos. Además, desafortunadamente, estoy separada en una situación de custodia compartida. Sí que te digo que, del cincuenta por ciento que puedo ver a mis hijos no me salto ni un segundo, con lo cual lo vivo mucho más. Además, estoy muy centrada en mi trabajo, así que no me da tiempo a nada. Tengo muchos amigos y me veréis este verano entrando y saliendo, pero espero que al primero que veáis a mi lado no le pongáis etiqueta. La etiqueta la pondré yo cuando sea el momento.

No tienes perspectiva de enamorarte pero… ¿qué debe tener ese hombre? No lo sé, es muy complicado. Es más importante la amistad de un hombre que el amor de un hombre, porque el amor se rompe. ¡Quién me iba a decir a mí que después de 18 años se rompe una familia, se rompe el amor de un hombre!

¿Crees en el amor? Yo creía en la familia.

¿Por qué dices creía y no creo? Ahora mi familia está desestructurada, aunque me encanta tener la familia que tengo.

¿Volverías a formar un núcleo fuerte? ¿Perdón? Pregúntale a Javier, que se va a partir de la risa.

Dos ex muy bien avenidos

Mar Flores y Javier Merino

Mar Flores y Javier Merino han estado casados 18 años y tienen cuatro hijos en común.

¿Cómo hacéis con los niños Javier y tú? ¿Qué acuerdo tenéis? Ellos viven en la casa familiar y somos Javier y yo quienes nos movemos. Es una decisión que tomamos a base de esfuerzo, como adultos, puesto que ellos no tiene culpa de nada. Siempre hemos pensado en el bien de los niños y como son una troupe no podían estar moviéndose.

¿Cómo os organizáis? Están tres semanas conmigo y una con Javier. La que tengo libre me organizo para viajar con amigos, por trabajo… Esa semana estoy libre.

¿Te vas a otro domicilio? No. De hecho, no tengo otra casa porque tenía una y la vendí. La mayor enseñanza de divorciarme tras 18 años es el desapego. A lo único que tengo apego es a mis hijos. No tengo casa esa semana, no tengo coche… Esa semana me voy donde me apetece, normalmente me voy a un hotel o a casa de amigos. Me hago la maletita, como hace todo el mundo cuando se va unos días de su casa.

¿Se puede ser amigo de un ex? Sí, Javier y yo somos amigos. Por eso mismo digo que valoro mucho más la amistad que el amor.

Ahora tienes más libertad… Cuando yo me separé tenía una casa a las afueras de Madrid y me dije «me voy a vivir ahí», de hecho, ahí vivía antes con mi hijo Carlo. Pero los fines de semana se limitaban a salir de una casa e irme a otra a llorar porque estaba sola o reunir amigos cuando no me apetecía. Por eso, al cuarto fin de semana dije que eso tenía que acabar y puse la casa en venta. Así me obligaba a hacer lo que quisiera.

¿Has llorado mucho? Yo no he llorado, he sentido mucho dolor. Pero ya está superado y pasado. Son decisiones que se toman correctamente, pero que te duelen.

Déjanos tus Comentarios