Lydia Bosch, sobre el abuso sexual: ‘Las víctimas nunca mienten’

Lydia Bosch, sobre el abuso sexual: 'Las víctimas nunca mienten'

Lydia Bosch habla alto y claro sobre algunos temas polémicos/ Foto: J. Izquierdo.

Por: Maribel Escalona.

Tiene 54 años y es una de las mujeres más atractivas del país, aunque sigue sin pareja. Con su eterna sonrisa y su mirada brillante, nos habla de La verdad, un nuevo thriller de Telecinco, y de sus tres hijos, a los que adora.

Estás radiante, ¿algo especial? Estoy feliz, en un momento dulce, bien de salud. Tengo una familia estupenda y un trabajo maravilloso. Sé lo que quiero y lo que no. ¿Puedo pedir más a la vida?

En la serie sufres el secuestro de tu hija. Tú que eres una madraza… Más que por ser madre, por ser persona. Solo de pensar que pueda pasarle a cualquier niño algo parecido se te ponen los pelos de punta. Es cierto que si eres madre, tienes que recurrir a emociones intensas relacionadas con tus hijos para hacer alguna escena.

Lydia, háblame de tu personaje en La verdad. Se llama Lydia, igual que yo. Es una mujer fuerte, que cuando secuestraron a su hija se refugió en su marido y en su padre y dejó de ser ella misma, pero cuando su hija aparece, va abriendo los ojos, se va dando cuenta de muchas cosas. Hace un viaje a los infiernos y reencuentra la fuerza que tenía antaño.

“A veces el miedo prevalece. Miedo a quedarte sin trabajo, miedo a que no te crean…Pero en estos temas, las víctimas nunca mienten“, afirma Lydia Bosch sobre el acoso sexual.

¿Guardas secretos en tu matrimonio? En la serie estás casada con Ginés García Millán… A lo largo de la serie, el pasado y el presente de cada personaje de la trama se van interrelacionando y vas descubriendo lo que oculta cada uno. Volver a trabajar con Ginés ha sido maravilloso.

En Sin identidad, la anterior serie, también hacías un papel de torturada… Mira que soy risueña, divertida y con sentido del humor, pero disfruto mucho convirtiéndome en una mujer introspectiva y rarita. Son regresiones muy terapéuticas. Me gusta ser actriz precisamente porque puedes vivir historias en la ficción que no vives en la realidad.

Desde la última serie a esta has estado un tiempo sin trabajar. ¿Cómo llevas esas esperas? Lo llevo bien por mi carácter. Creo firmemente que todo lo que sucede en la vida, es por algo. Es posible que no puedas entenderlo en el momento, pero seguro que te hace crecer y evolucionar. Si pasas un momento de sequía, tienes que aprovecharlo, para cuidarte más o centrarte en otro tipo de cosas.

Las 5 series que no te puedes perder este 2017

La verdad es la gran apuesta de Telecinco para este año.

Su familia, su mayor prioridad

¿Estás orgullosa de que tu hija mayor, Andrea, haya decidido ser actriz? Andrea es muy trabajadora, responsable y con mucho talento. Estoy segura de que será una actriz estupenda. Le viene en los genes por ambos lados. Desde pequeña ha sido muy sensible y se enfrenta a los retos con humildad. Ha elegido esta profesión, que para mí es la más bonita, y yo la he apoyado.

Tus mellizos, Ana y Juan, están a punto de cumplir los 15. ¿Tienes que prohibirles todo o eres consentidora? Cuando eran más pequeños sí que era consentidora, pero tengo claro que quiero inculcarles los mismos valores que me dieron a mí y que han hecho que sea una persona íntegra. Ellos saben escuchar.

¿Son buenos estudiantes? Me siento tremendamente orgullosa de cómo son, pero cuando tengo que poner límites, los pongo y punto.

¿Qué recuerdas de tus comienzos en Un, dos, tres? Podría volver… Comenzar de la mano de Chicho Ibáñez Serrador ha sido la mejor escuela. Me siento privilegiada, fue un maestro. Él descubrió en mí lo que era mi auténtica vocación y de él aprendí disciplina y mucha creatividad. Tuve la suerte de comenzar en un programa emblemático. Si vuelve, sería fantástico.

Lydia Bosch, sobre el abuso sexual: 'Las víctimas nunca mienten'

Lydia Bosch/ Foto: J. Izquierdo.

¿Antes querías ser actriz? En mi colegio me apuntaba a todo, a obras de teatro, funciones… Pero de ahí a pensar en el futuro… No me lo había planteado.

Tu abuelo materno era poeta y escribió obras de teatro. Sí. Seguramente viene de ahí mi vocación, porque no hay nadie más de mi familia que sea artista.

Hace tiempo decías que ya no tenías presión por ser perfecta. ¿Estás cómoda a los 54? Vigilo bastante lo que como y tengo un entrenador maravilloso, David del Arco. Salgo poco y soy bastante disciplinada. Además, estoy rodeada de mi familia y mis amigos, gente que me da mucho amor y eso se nota hasta en la piel.

“Creo firmemente que todo lo que sucede en la vida, es por algo. Es posible que no puedas entenderlo en el momento, pero seguro que te hace crecer y evolucionar”, afirma. 

¿Qué opinas de la campaña contra del abuso sexual que hacen las actrices en Hollywood? Concretamente que fueran de negro a los Globos de Oro… Me parece muy bien que se denuncie. Yo no he sufrido ninguna situación parecida, pero el acoso no sólo se da en el espectáculo, sino en todos los sectores. De hecho conozco a alguna persona que ha padecido acoso sexual en su trabajo.

¿Por qué en Hollywood se dan nombres y en España no? Porque a veces el miedo prevalece. Miedo a quedarte sin trabajo, miedo a que no te crean…Pero en estos temas, las víctimas nunca mienten.

Déjanos tus Comentarios