Leticia Dolera denuncia haber sufrido acoso sexual

La actriz y directora Leticia Dolera.

En las últimas semanas son muchas las actrices que han dado un paso adelante y han denunciado por acoso sexual al productor de cine americano Harvey Weinstein. Este escándalo, que ha puesto en el punto de mira a Hollywood, ha hecho que muchas otras mujeres rompan su silencio y denuncien las situaciones en las que se han visto agredidas sexualmente. Este ha sido el caso de la actriz española Leticia Dolera. A través de un artículo publicado en El diario.es ha querido denunciar el acoso que sufrió cuando empezaba a abrirse camino en la interpretación. 

«Tengo 18 años; son las 23:00 de las noche y estoy en la fiesta de despedida de uno mis primeros trabajos en el mundo audiovisual. Me siento feliz y adulta», empieza narrando la actriz; y continúa: «siento una mano en el pecho, en MI pecho, juraría que en mi teta derecha», explica. Una situación intolerable ante la que pese a estar rodeada de más hombres no encontró apoyo ni defensa alguna. «Miro a los hombres adultos esperando que alguno le reprenda su comportamiento al director. Silencio», escribe.

En ese momento su reacción fue irse «de ese lugar lleno de cobardes y me voy andando a casa. Por el camino lloro de asco y vergüenza. En casa, se lo cuento todo a mi madre. Me dice que vamos a poner una denuncia, le digo que no quiero», cuenta. Una decisión que ahora no tomaría; ya que tiene claro que pondría la denuncia y que «también le tiraría el cubata por encima».

Volvió a pasar

Leticia Dolera en una imagen de archivo.

La directora catalana continúa su articulo explicando que diez años después volvió a sentirse acosada, mientras rodaba una película en Francia. «El actor y yo nos mantenemos en la marca. Durante la espera, el susodicho, con el que no he intercambiado más de tres frases en estos días, baja lentamente su mano por mi brazo, me acaricia la zona lumbar y… sí, me acaricia el culo», explica sobre cómo pasó todo. En ese momento pensó que «lo más cómodo» era obviar lo que había pasado y asegurarse de que nadie se había dado cuenta, un error que ahora castiga. «No es cómodo que una gran parte de la sociedad nos trate como un trozo de carne. Como tampoco lo es que cuando una mujer denuncia una agresión la tachen enseguida de exagerada o mentirosa», escribe.

A continuación Leticia Dolera critica las diferentes formas y profesiones en las que el machismo se ve enmascarado. Los casos que se viven diariamente en el cine, en el fútbol o incluso en la política y ante los que se actúa con total normalidad. «Es el escándalo machista vestido de normalidad. Quitémosle de una vez por todas el disfraz», finaliza.

Déjanos tus Comentarios