Lara Dibildos y Álvaro, unidos por «La Telaraña»

Lara Dibildos y Alvaro M.scassi

Lara Dibildos y Álvaro Muñoz Escassi están muy ilusionados con su trabajo en La Telaraña. / Fotografía: Iván Hidalgo.

Lara Dibildos y Álvaro Muñoz Escassi son dos ex bien avenidos, grandes amigos y, sobre todo, padres de un hijo en común por el que ambos sienten verdadera adoración. Ahora, además, Lara y Álvaro son compañeros de trabajo en una obra de teatro con grandes dosis de suspense y humor que a nadie dejará indiferente. En la misma, ella debuta como productora y él como actor.

Produces y protagonizas La Telaraña, ¿qué te animó a embarcarte en este proyecto? Después de 20 años haciendo teatro, me apetecía meterme en la producción. He trabajado en dos obras de Agatha Christie con anterioridad y he sido fan suya desde adolescente. Lo he leído todo. Me impresionó La Telaraña porque dentro de que es Agatha Christie pura y dura, tenía mucha comedia, toques de modernidad… Y no la había visto nunca. Me sorprendió tanto que busqué a dos socios maravillosos, y ahí estamos… En principio yo no iba a actuar, pero a veces la vida es así, las piezas encajan y acabas con el libreto en la mano, estudiando como una loca y siendo Clarissa. Además, es una obra muy coral, somos nueve actores haciendo diez personajes.

¿Qué tiene Clarissa de Lara? Es una mujer soñadora, igual que yo. Soy hija única y desde pequeña me he acostumbrado a entretenerme sola. Tengo mucha imaginación. Tengo buen carácter y mucha paciencia como Clarissa pero, al igual que ella, si tocan a los míos… Ahí no tengo mal carácter, sino mucho carácter, también para luchar por las cosas en las que creo. En otros aspectos no tengo nada que ver, más que nada porque ella está casada y yo no hay manera de que me case (dice entre risas). ¡No encuentro un marido!

Lara Dibildos protagoniza una obra muy coral, con nueve actores y actrices

Lara Dibildos teatro

Lara Dibildos protagoniza La Telaraña, obra de teatro de Agatha Christie. / Fotografía: Iván Hidalgo.

No encuentras marido, pero tienes una relación fantástica con tu ex, Álvaro Muñoz Escassi, que incluso hace un cameo en la obra… Sí, tenemos dos colaboraciones audiovisuales, una de Tito Valverde, que hace de comisario y con quien es un lujo trabajar, y otra de Álvaro. No puedo hablar mucho de su papel porque es una sorpresa, pero sí te digo que cuando el espectador se siente en la butaca, será lo primero que vea. Hay una escena peligrosa que quiso hacerla él mismo y yo pensaba: ‘¡Dios mío, que me quedo sin el padre de mi hijo!’.

¿Cómo surgió la idea de trabajar juntos? Se lo pedí porque nos parecía que era perfecto para el personaje que interpreta. Además, la gente no lo sabe pero durante muchísimo tiempo Álvaro estudió interpretación, como hobby, simplemente porque le divertía. Yo le he visto hacer cosas y sabía que iba a sorprender. Es un papel cortito, pero lo hace muy bien. No me equivoqué con él.

¿Crees que se quedará en un papel ocasional o podría dar el salto al mundo interpretativo? Él tiene su trabajo, su mundo, ahora mismo está muy asentado, sereno, con una seguridad muy grande en su vida… pero no te digo que a lo mejor, después de esta colaboración, a alguien más se le ocurra contar con él… Si puede compatibilizarlo con su trabajo no me extrañaría nada, porque la verdad es que está estupendo y al final las cámaras… ¡Qué te voy a contar del padre de mi hijo! Es divertidísimo, está guapísimo y además lo hace muy bien.

Lara y Álvaro Muñoz Escassi, un buen equipo

Lara Dibildos y teatro La Telaraña

Lara es Clarissa en la obra de teatro, una mujer soñadora y muy enamorada de su marido. / Fotografía: Iván Hidalgo.

Con tantas exparejas tirándose los trastos a la cabeza, no deja de sorprender la buena relación que tenéis, cada vez parece mejor… Bueno, si echas la vista atrás, han pasado ya 12 años desde que nos separamos. Los principios de las separaciones son muy complicados, y tuvimos lo nuestro, pero lo guardamos para nosotros y nadie se enteró. Tuvimos problemas como todas las parejas, sin embargo, el tiempo pasa y todo se pone en su sitio. Hemos puesto los dos mucho de nuestra parte y al final ha podido ser. Álvaro es un gran tipo. A veces las parejas no funcionan, pero es otro tipo de cariño, de familia, Álvaro es maravilloso.

Cómo lleva vuestro hijo Álvaro esta pasión por el teatro… Cuando eran pequeños, tanto mi hijo mayor, Fran, como Álvaro oían hablar de teatro y se echaban las manos a la cabeza, porque claro, significaba que mamá se iba de viaje. Ahora a los dos les gusta muchísimo. Álvaro, que tiene 12 años, me ayuda a pasar texto cuando estudio. En esta obra, me decía: ‘Venga mamá… ¡Los deberes!’. Un día íbamos avanzando y, de repente cerró el libreto porque decía que le estaba gustando mucho y quería sorprenderse. Me he quedado sin ayudante porque quiere verlo en el teatro directamente.

Afortunada en el trabajo… ¿y en el amor?

Lara Dibildos y Alvaro M.Escassi

La pareja se separó hace más de una década, pero tienen una excelente amistad. / Fotografía: Iván Hidalgo.

Afortunada en el trabajo, ¿queda tiempo para el amor? ¿El amor? -se ríe-. ¡Si no tengo tiempo para nada! Si hay alguien esperándome, que no aparezca ahora, que espere un par de semanas -bromea-. Ya en serio, estoy en un momento de tranquilidad. Tengo mi familia, amigos muy divertidos… No echo de menos tener pareja, he aprendido a vivir sola. Cuando la tenga, que sea alguien que me sume muchísimo, si no, no lo necesito. Lo que más valoro ahora mismo en una pareja es tener un compañero de viaje con quien tenga mucha complicidad, con el que me ría mucho y a quien admire. Por supuesto y, en mayúsculas, que acepte a mi familia, que son mis hijos.

El teatro ocupa a día de hoy una  parte primordial en tu vida. ¿Qué te dan las tablas para que te compense tanto esfuerzo? El teatro es adrenalina, jugar a ser otras personas, evadirte de tu vida y soñar muchísimo. Es cansado y muy duro, pero cuando te subes a un escenario y se levanta el telón, actúas, acaba y el público en pie te aplaude con una sonrisa porque le ha gustado… Eso, lo compensa todo.

Déjanos tus Comentarios