Los labios reinvindican su protagonismo

Los labios reinvindican su protagonismo

La piel de los labios no contiene melanina. Por este motivo no se broncean, están totalmente desprotegidos.

Los labios son uno de los puntos centrales del rostro, sobre el que recae gran parte de la atención. Y por fin adquieren la importancia que merecen en lo que se refiere a tratamiento. Esta temporada tienes a tu disposición todo tipo de opciones para mantener en perfecto estado su delicadísima piel; mucho más fina y más frágil que la del resto del rostro (más aún que la del contorno de los ojos), tanto, que los capilares se transparentan. De ahí su pigmentación natural, y que no contiene ni melanocitos ni glándulas sebáceas que aporten lubricación.

Cambios de temperatura, radiación solar, viento, sequedad, exposición a alimentos y bebidas… son muchos los factores externos que los agreden a diario, y en todos los ambientes. Por si esto fuera poco, la piel que los rodea apenas cumple con su función barrera. Además, con el paso del tiempo se van afinando y van perdiendo tanto volumen como definición de manera progresiva. Por eso, es tan importante dedicarles atención y proporcionarles un tratamiento específico, altamente hidratante, muy protector y regenerante.

Cómo envejecen los labios

Los labios reinvindican su protagonismo

Maquillar los labios con tonos similares al propio es una opción ideal para que se vean sanos y bonitos.

A medida que pasan los años, el envejecimiento también se hace notar en los labios. Poco a poco van perdiendo colágeno y ácido hialurónico, y por tanto, volumen. Se vuelven más finos; y sus bordes se desdibujan, sobre todo por la zona cercana a las comisuras. Además, las líneas interiores, así como las del contorno peribucal, se marcan más; tienden a estar más secos y agrietarse, y aparecen manchas.

Por suerte, tanto la cosmética como la Medicina Estética cuentan con armas para combatirlos y recuperar la belleza, la forma y el aspecto jugoso de los labios juveniles. Por otra parte, y debido a su falta de melanocitos, son mucho más susceptibles a los daños solares, así como a la aparición de cáncer de piel (son una de las zonas con mayor incidencia).

Cómo cuidarlos

Los labios reinvindican su protagonismo

El bálsamo es el perfecto aliado para el cuidado de los labios.

Para mantenerlos sanos, bonitos y jóvenes, el primer paso es convertir el bálsamo de labios en compañero inseparable, aplicar a discreción cada vez que sea necesario. Además, incorpora en tu rutina de tratamiento diario, mañana y noche, un producto específico para los labios y su contorno.

Realiza una exfoliación suave una vez por semana para eliminar células muertas y prevenir la aparición de antiestéticos pellejitos (que, por supuesto, nunca debes morder ni arrancar por tentadores que resulten). Para rematar… a la hora de maquillarlos, el resultado será mucho más natural y favorecedor si eliges tonos en la gama de tu carnación natural: rojos para las más intensas y rosados para las más suaves.

Déjanos tus Comentarios