Kim Kardashian y Kanye West, a un paso del divorcio

Kim Kardashian y Kanye West

Kim Kardashian y Kanye West han formado una bonita familia numerosa que no descartan ampliar.

Son uno de los matrimonios más exitosos de todo el mundo. Una larga amistad en la que la complicidad siempre había existido daba paso al amor entre Kim Kardashian y Kanye West. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Las cosas entre ellos parecen ser inmejorables; incluso se estarían planteando la idea de ampliar la familia teniendo trillizos. Eso sí, en estos años también han sufrido varias crisis. Y una de ellas, de la que ahora han hablado por primera vez, ha sido la más grave de todas.

Tenemos que remontarnos a solo un mes atrás para ubicarnos en el peor momento de su matrimonio. A comienzos de mayo, Kanye daba una entrevista que no ha estado exenta de polémica. «Cuando escuchas acerca de la esclavitud durante 400 años… ¿Durante 400 años? Parece una elección«, decía en una conversación con TMZ. Estas palabras pronto se hicieron virales y provocaron un aluvión de críticas hacia el rapero.

Unas palabras que hicieron tambalear los cimientos de su matrimonio

Parece que Kim se quedó desolada y tan anonadada como el resto del mundo al escuchar algo así por boca del hombre al que ama. De hecho, decidió darse un tiempo. Se separaron físicamente unos días y la idea de divorciarse rondó varias veces por su cabeza. Estaba dispuesta a poner punto y final a su matrimonio tras escuchar unas declaraciones tan crueles. Así lo ha confirmado el propio Kanye.

«Mis niveles de energía quedaron realmente bajos una semana después de la entrevista. Es cierto que llamé a diferentes miembros de la familia Kardashian. A todos les preguntaba si Kim estaba pensando en dejarme después de la entrevista con TMZ», confirmaba en The New York Times.

Su firme apuesta por la familia

Kim Kardashian

«No creo que entendáis lo difícil que es hacernos una buena foto familiar«, escribía Kim. / Redes sociales

Finalmente parece que una conversación entre ellos consiguió arreglarlo todo. Así, Kim ha tomado la decisión de seguir apostando por el amor. Y, sobre todo, por la familia. Sus tres hijos adoran a su padre y no quiere causarles problemas iniciando vidas separadas. Puesto que ella perdió a su progenitor, Robert, a temprana edad, sabe lo importante que es que North, Saint y Chicago crezcan en un núcleo familiar duro y, sobre todo, unido.

Déjanos tus Comentarios