Kiko Rivera e Isabel Pantoja, el »reencuentro» más esperado

Isabel Pantoja estra por teléfono a GH DÚO para hablar con Kiko Rivera

Isabel Pantoja estra por teléfono a GH DÚO para hablar con Kiko Rivera.

Se acerca el final de GH DÚO y por eso el programa ha querido llenar de ánimo a los pocos concursantes que quedan todavía y que se están disputando el premio final. Todos tuvieron su llamada, pero sin duda una de las más esperadas, era la de Kiko Rivera. El DJ pudo hablar con su madre.

Esta llamada supone el regreso a la vida pública de Isabel Pantoja, aunque sea solo de forma telefónica. Se llevaba hablando mucho tiempo sobre el apoyo que la tonadillera daría a su hijo y sobre si estaría en plató el día que su hijo saliera de la casa. De momento con esta llamada ha querido mostrarle su amor incondicional y su apoyo.

Unas días complicados para Kiko Rivera

Para Kiko Rivera fue una gran alegría la llamada de su madre, Isabel Pantoja

Para Kiko Rivera fue una gran alegría la llamada de su madre, Isabel Pantoja. / Mediaset.

Estos días no están siendo fáciles para Kiko Rivera. Su mujer, Irene Rosales ha sido la última expulsada. A pesar de sus discusiones, habían sido un apoyo imprescindible el uno para el otro y la ausencia de su mujer está siendo un duro golpe para Kiko.

Por suerte el concurso ya se acaba y, para encarar los últimos días de encierro, nada mejor que las palabras de ánimo de su madre: «Te adoro. Te veo 24 horas al día. Ganes o no ganes, para mí eres el ganador. Estoy orgullosa de ti desde el día que te parí». Sin duda unas palabras que Kiko necesitaba escuchar. Y quién sabe si no tendrá que ser él quien las repita en unos meses, de llegar a un acuerdo la tonadillera con Supervivientes, donde se lleva días especulando que podría participar.

Muchas llamadas de ánimo

Para Kiko Rivera fue una gran alegría la llamada de su madre, Isabel Pantoja

Alejandro Albalá pudo hablar con su madre, Paz Guerra. / Mediaset.

Kiko no fue el único que recibió ánimos por parte de sus seres queridos. Todos los concursantes fueron al confesionario para poder compartir unos minutos de conversación con su familia. Un momento muy emotivo en el que hubo tiempo para todo. «A partir de ahora me quiero proteger un poco más», afirmaba María Jesús Ruiz, para quien este concurso no ha sido fácil. Por su parte, Alejandro Albalá, ignorante de todo lo que le espera fuera de la casa, le pedía a su madre que no parase de hablar porque quería escuchar su voz. Juan Miguel pidió hablar con su hija Rocío, que le confirmó lo orgullosos que están de él.

Déjanos tus Comentarios