Kiko Rivera reaparece como nunca antes le habías visto

Kiko Rivera ha adelgazado mucho y se le nota

Kiko Rivera en una imagen de archivo.

Estas Navidades parece que van a ser muy felices en casa de Kiko Rivera. Por fin el Dj parece estar ganando la batalla que llevaba años perdiendo. Poco a poco se va convirtiendo en el hombre que siempre quiso ser. Su bajada de peso cada vez es más notable.

Gracias a la operación a la que se sometió este verano (una reducción de estómago por una banda gástrica), ha ido perdiendo poco a poco todos esos kilos de más que estaban dañando su salud. Ahora, es un hombre más sano tal, y como confirmó en el programa de Florentino Fernández. Además este cambio físico le ayuda a estar más cerca de sus hijos ya que ahora “puede correr detrás de ellos“.

Uno más en la familia

Este cambio llega sin duda en un gran momento para él, ya que dentro de pocos meses será padre por tercera vez; se trata de su segunda hija junto a Irene Rosales. Esta pequeña llega para unir aún más a la pareja. Ambos están más enamorados que nunca, esperando con ganas la llegada de Carlota, como han anunciado que llamarán a la pequeña.

Irene está teniendo un embarazo estupendo que le está permitiendo llevar una vida lo más normal posible. Gracias a ello, ambos pueden disfrutar de momentos a solas llenos de romanticismo. Tan importante como cuidar de su familia es para ellos cuidar de su relación. Acompañando una tierna fotografía de ambos, Kiko lo dejaba claro, afirmando: “Contigo al fin del mundo Irene Rosales hay que buscar esos ratitos para pasar con tu pareja. Y estos ratitos los amo😘😘😘”.

Un cambio radical

Kiko Rivera está cada día más delgado

El cambio físico de Kiko Rivera es cada día más evidente. En la imagen junto al Mago Pop, en cuyo programa va a participar.

Desde siempre hemos conocido a un Kiko Rivera con algunos kilos de más. Perder peso es una batalla que el hijo de Isabel Pantoja lleva peleando desde hace años. Los problemas de salud que arrastraba desde hacía tiempo estaban muy relacionados con ello; pero su falta de fuerza de voluntad, siempre hacía que abandonara las dietas que empezaba.

Sin embargo hace unos meses Kiko tomó la que ha calificado como la mejor decisión de su vida. Tal vez inspirado por el ejemplo de su prima Anabel, decidió someterse a una intervención para ayudarse a perder peso. Una dieta sana y equilibrada y una reducción de la cantidad de alimento ingerido, acompañado de ejercicio físico. Ahora Kiko puede presumir de la figura que siempre quiso tener. Su salud ha mejorado (afirmó que sus niveles de azúcar estaban más estabilizados) y su aspecto físico, también.

Déjanos tus Comentarios