Kiko Matamoros y Makoke ponen fin a su matrimonio

Kiko Matamoros vende su casa y se traslada a Málaga

Kiko Matamoros y Makoke posando juntos en un acto público.

Era una de las parejas más estables de la crónica social de nuestro país. Sin embargo, esta mañana nos levantábamos con la noticia de que Kiko Matamoros y Makoke ya no están juntos. La pareja llevaba unida sentimentalmente más de dos décadas y el próximo mes de septiembre celebrarían su segundo aniversario de boda. Una fecha por la que ya no van a brindar. Por sorpresa, la pareja decidió sellar su amor con un precioso enlace que tuvo lugar en el Castillo de Viñuelas de Madrid.

Pero aquellas imágenes que rebosaban amor y felicidad son ya cosa del pasado. Al parecer, la pareja inició vidas separadas hace ya unas semanas. Fue a principios de mes cuando Kiko abandonó la casa familiar que compartían a las afueras de Madrid. Además, ella se ausentó de un bolo conjunto que tenían en Benidorm recientemente, aunque esto no fue nunca traducido como una crisis de la pareja. Nada hacía presagiar este triste final. De hecho, durante la asistencia de Makoke a una gala benéfica en Marbella, su actitud no hizo que se levantara ninguna sospecha.

Juntos por su hija

Kiko y Makoke acudiendo a la graduación de su hija, Anita.

Fuentes cercanas a la modelo aseguran a la publicación que revelaba la noticia que ha sido Makoke quien ha tomado la iniciativa. Parece que un desgaste en su convivencia ha sido lo que ha hecho que no aguante más y decida acabar con su matrimonio. Además, los continuos problemas con los hijos mayores de Kiko habrían influido ya que podrían haber generado una situación incómoda en el hogar. Eso sí, se desconoce si podría haber un acercamiento entre ellos y retomar su bonita historia.

La última vez que les vimos juntos fue el 30 de julio, cuando organizaron para su única hija en común, Anita Matamoros, una gran fiesta con motivo de su mayoría de edad. En una conocida discoteca de Madrid reunieron a 150 invitados, incluidos Laura Matamoros y Javier Tudela. Una idílica estampa familiar que parece que no volveremos a ver.

Déjanos tus Comentarios