Kiko Jiménez, acusado de tener un exceso de «estrellitis»

Kiko Jiménez se ha vuelto a llevar una reprimenda por parte del presentador.

Kiko Jiménez se ha vuelto a llevar una reprimenda por parte del presentador.

Últimamente no hay programa de televisión en el que no aparezca Kiko Jiménez y del que no salga llevándose una reprimenda. Hasta ahora era María Patiño quien se había erigido como azote del colaborador, afeándole comportamientos machistas que nadie se atrevía a señalarle.

Ahora ha sido Jordi González quien ha estallado ante su actitud. En esta ocasión no ha sido por ningún comentario fuera de lugar sino por lo que el presentador de El Debate ha considerado un exceso de protagonismo y así se lo ha recriminado en un momento de la gala.

Kiko Jiménez se lleva una reprimenda

Jordi González estalla ante el comportamiento de Kiko Jiménez. / Mediaset.

Jordi González estalla ante el comportamiento de Kiko Jiménez. / Mediaset.

Jordi González estaba hablando con Antonio David y con Lucía Pariente sobre una de las situaciones dentro de la casa en la que el nombre del ex guardia civil había salido a relucir. Mila Ximénez hacía un comentario sobre Alba Carrillo en el que él se veía involucrado. 

A raíz de este tema, Kiko quería dar su opinión y así lo hacía a pesar de que el presentador había dado la palabra a Lucía. Saltaba entonces Jordi, que se sorprendía de que quisiera intervenir también en esto, a pesar de ser un tema que no tenía ninguna relación con él: «Entiendo la ‘estrellitis’ pero esta ‘estrellitis’ enfermiza me parece fatal». 

¿Se merecía esta bronca?

Kiko se llevó una bronca, ¿merecida?

Kiko se llevó una bronca, ¿merecida?

Lo cierto es que en el momento en el que Jordi estalló contra el de Linares, este había abandonado su intención de comentar en pro de discutir con su compañero de sofá, Hugo Castejón. Mientras Lucía Pariente intentaba explicar su punto de vista, ambos se encontraban enzarzados en una discusión sobre si uno estaba ocupando más sitio del que le correspondía.

Sin embargo este ruido de fondo, completamente innecesario y de hecho molesto para el espectador, fue lo que agotó la paciencia de Jordi, que creyó que Kiko daba su opinión aunque no se la hubieran pedido. Aunque este no fuera el caso concreto, todo apunta a que el presentador ya está más que acostumbrado a esta actitud por parte de su colaborador y que le tiene un poco cansado de que siempre tenga que opinar sobre todos los temas. Tal vez no fuera el momento en el que más lo merecía, pero fue en el que Jordi llegó a su límite.

Déjanos tus Comentarios