Kate Middleton demuestra que es toda una princesa

Kate Middleton con un vestido blanco de Jenny Packham

Kate Middleton ha deslumbrado con su look de gala.

Si hay algo que nos permite soñar y recordar las historias que leíamos de pequeños, son las fiestas de gala organizadas por la realeza. La última de ellas gracias a la reina Isabel II. La monarca británica, un año más ha organizado una recepción para el cuerpo diplomático.

Entre los muchos invitados, destacó una etérea Kate Middleton. Sí, lo sabemos, pertenece a la familia real y está casada con un príncipe (príncipe heredero, para más señas), sin embargo con este estilismo deja pocas dudas al respecto. Es, sin duda, uno de los looks que más se ajusta a la imagen que se tiene de una princesa.

Blanca y radiante va Kate Middleton

Kate Middleton con un vestido blanco de Jenny Packham

Kate Middleton con un vestido blanco de Jenny Packham.

La duquesa de Cambridge no decepcionó y deslumbró con un vestido que bien podría haber sido nupcial. Una vez más, recurrió a Jenny Packham, su diseñadora de cabecera y responsable de algunos de los vestidos más alabados de Kate.

Un diseño en tul blanco con pedrería que se ajustaba perfectamente a su cuerpo. Una figura que ha conseguido recuperar en tiempo récord, sobre todo si tenemos en cuenta que es madre de tres hijos, el más pequeño de ellos tiene solo ocho meses.

La tiara de Diana de Gales

Kate Middleton con un vestido blanco de Jenny Packham

Kate ha llevado la tiara preferida de Diana de Gales, la Lover’s Knot.

Es habitual que tanto Kate como su cuñada, Meghan Markle, luzcan en determinadas ocasiones piezas de joyería que habían pertenecido a Diana de Gales, madre de Guillermo y Harry. Es algo lógico ya que, ambas ajenas a la familia real hasta su matrimonio, pocas familias plebeyas cuentan en su haber con joyas de tan alta alcurnia.

En esta ocasión, la duquesa escogió una vez la tiara favorita de Lady Di. De hecho se podría decir que es también la preferida de Kate ya que, siempre que puede, la escoge para sus looks de gala. Es una pieza exquisita de diamantes y perlas que llegó a las manos de Diana en 1981. 

Déjanos tus Comentarios