Julia Roberts: su secreto de la eterna juventud, al descubierto

Julia Roberts ha posado así de natural para la promoción de su última película.

Los años no pasan por ella. A sus 51, Julia Roberts sigue siendo no solo una de las actrices más aclamadas de la meca del cine, sino también una de las mujeres más deseadas de todo el planeta. La emblemática protagonista de Pretty Woman está rodeada de un halo de glamour que, sin embargo, no la ciega. Además, nunca lo ha hecho.

La americana es una mujer natural, y quizá esta sea la única clave que esconde tras su verdadero éxito. Para empezar, porque no le tiene miedo a la edad. Es cierto que la genética juega a su favor y parece que descumple años en vez de cumplirlos, pero ella afronta el paso del tiempo sin ningún tipo de temor.

La apuesta firme e inamovible de Julia Roberts

La actriz paseando por las calles de Nueva York.

De hecho, es de las pocas que puede presumir de no haber recurrido a la cirugía estética. «Para los estándares de Hollywood he asumido un gran riesgo no haciéndome ningún lifting. Además, en las campañas publicitarias siempre he dicho que quería ser una modelo que envejeciera. Con los avances de la ciencia, la gente se ha vuelto loca intentando mover la piel de sus caras. Es raro», aseguraba hace un tiempo.

Una decisión en la que se mantiene firme. De hecho, le ha funcionado. Su nombre sigue siendo uno de los más buscados por los cineastas y las grandes firmas. Además, ella tiene la clave para seguir en el candelero después de tantos años y de la aparición de nuevos talentos. «Creo que ser optimista y tener sentido del humor realmente ayuda, pero la felicidad es algo que cultivas. Una vez la encuentras, se transforma en la clave para verte hermosa», aseguraba.

Su auténtica prioridad

Cuando sus hijos no tienen clase se trasladan a vivir al rancho familiar de Nuevo México.

Esta felicidad no tiene forma de dólares ni tampoco de ofertas de trabajo. Julia ha encontrado el verdadero sentido de la vida en su familia. Desde que Daniel Moder se cruzara en su camino, todo dio un giro radical y cobró al fin sentido. Precisamente, por pasar tiempo con él, que es su segundo marido, y disfrutar juntos de sus tres hijos, con los que revela que tienen conversaciones abiertas de todo tipo de temáticas, Roberts rechaza algunos trabajos.

Eso sí, le gusta seguir en activo ya que ser actriz sigue siendo un sueño cumplido. En el fondo, Julia, que está inmersa en la promoción de su último trabajo para la gran pantalla, El regreso de Ben, sigue siendo aquella joven que empezó de casualidad en el mundo de la interpretación tras estudiar Periodismo.

Déjanos tus Comentarios