Jorge Acuña, el exclusivo diseñador del vestido de novia de la nieta de Adolfo Súarez

boda duquesa Suárez

Jorge Acuña, una de la sólidas promesas de la moda española. Él ha sido el elegido para vestir a la duquesa de Suárez en su boda.

Alejandra Romero, de 27 años, celebra hoy su boda en Madrid. A pesar de ser la nieta del Presidente del Gobierno más recordado de las últimas décadas, Adolfo Suárez, la joven duquesa lleva una vida muy apartada de los focos. Poco se sabe sobre su vida, y sobre la de su familia. Si conocemos uno de los detalles más importantes para un gran día como este. El creador de su vestido nupcial es Jorge Acuña. Un diseñador, original de Lugo, que estudió Bellas Artes en Galicia.

A sus 35 años es uno de los nombres más importantes en la moda española. Aunque siempre desde un punto discreto. Un aspecto básico para su exclusiva clientela. Sus inicios en la capital, donde ahora triunfa; tienen como base el mundo de la publicidad. Estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Complutense, donde obtuvo el Primer Premio de Creatividad otorgado por el centro.  Tras fichar por una agencia publicitaria, comenzó  a la par su carrera en el mundo de la moda en 2002. Trabajando con diseñadores como Juanjo Oliva, Carmen March o Sybilla.

El diseñador más discreto de las famosas

boda duquesa Suárez

El gallego concibe su atelier como un laboratorio de ideas creadas por la sinergia entre el diseñador y la clienta.

Apenas cinco años le bastaron para crear su propia marca e inaugurar su taller de Costura.  Un espacio donde el diseñador trabaja, recibe a sus clientas y expone sus colecciones. Jorge Acuña, que ya ha conquistado a la prensa internacional, pretende lograr un lujo único aunque sencillo. Un saber hacer, que además de la duquesa de Suárez, ha llegado a los armarios de famosas como Eugenia Osborne, Raquel Sánchez Silva o Paz Vega.  La actriz lució uno de sus diseños en los últimos Premios Goya.

La boda de Alejandra tiene lugar en el club Puerta de Hierro. Un enclave, también muy exclusivo, que no admite socios desde hace más de 30 años. Un espacio de más de 200 hectáreas pocos minutos del centro del Madrid. La ceremonia, según lo desvelado, ha sido en la propia capilla del club privado. Enclavado en el Parque Natural de Guadarrama, nació en 1895 a imitación de los clubs de caballeros de Reino Unido. Promovido por el rey Alfonso XIII y el duque de Alba de entonces, fue un gran espacio deportivo para el golf, el tenis y el polo.

La joven duquesa de Suárez

boda duquesa Suárez

Alejandra Romero en uno de los actos en recuerdo a su abuelo.

Alejandra, que heredó su título de su abuelo Adolfo, se mantiene muy alejada de la crónica social. Una lucha que ha logrado en este enclave. Licenciada en Derecho y Empresariales por la universidad de ICADE, trabaja en un prestigioso despacho de abogados, Herbert Smitch Freehills de Madrid; y habla con fluidez varios idiomas. Su especialidad, jurista inmobiliaria. A boda llegará al lado de su padre, el economista Fernando Romero. El que fuera marido de la primogénita del Presidente y ya fallecida, Mariam. Además de su padre, la segunda esposa de este, Amelia Alonso, jugará un papel muy importante por la gran relación que tienen.

El novio, también mantiene un perfil público muy bajo. Pedro Armas pertenece a una familia de juristas. Su padre, que se llama como él, es notario de Madrid. Mientras, su madre Susana García Santa Cecilia es magistrada y miembro del Consejo General del Poder Judicial. Además su familia es propietaria de las bodegas Santa Cecilia encargadas del reconocido vino Matarromera.

Los problemas familiares de Alejandra

boda duquesa Suárez

La familia Suárez en la capilla ardiente por Adolfo Suárez que se instaló en el Congreso de los Diputados en 2014.

Las ausencias más esperadas son las de su tío Adolfo. Las relaciones entre ambos no parecen ser muy buenas. Especialmente por la Ley de Igualdad para la Sucesión de Títulos Nobiliarios de 2006. La nueva ley derogó la prevalencia del varón sobre la mujer, de tal manera que la hija mayor del expresidente se convertía así en la destinataria del título. Al haber fallecido, pasó a Alejandra, su primogénita.

Un hecho que no pareció gustar mucho al que hasta entonces había sido el heredero, Adolfo Suárez Illana. Sin embargo la reciente venta de la casa del expolítico de la Transición, que volvió a poner de acuerdo a la familia podría haber sido el nexo de unión esperado. Un broche de oro para sellar la paz, que haría de esta celebración aún más especial. Una boda donde la novia seguro que brillará con los diseños de Jorge Acuña.

 

Déjanos tus Comentarios