Jessica Bueno se va de boda

Jessica Bueno con su hijo

Jessica Bueno con su hijo Francisco

Jessica Bueno ha regresado a Los Molares (Sevilla), su pueblo natal, y el motivo ha sido la boda de su prima Genoveva, a la que la modelo no ha querido faltar y donde ha lucido su mejor sonrisa. Completamente vestida de rojo, llegó al enlace con su hijo Francisco, pero sin su chico, Jota Peleteiro que no le pudo acompañar por motivos de agenda.

Jessica estaba muy guapa, con un vestido de cóctel rojo de encaje firmado por Alejandro Postigo, unos peep toes en el mismo color y un maxi tocado a juego. Completó su look con un dramático maquillaje y un elaborado peinado con el que sin duda se convirtió en la sensación de la boda. Un protagonismo que tuvo que compartir con el pequeño Francisco que, engalanado para la ocasión, se llevó las mayores atenciones por parte de sus familiares.

A esta boda, Jessica acudió sin querer comentar nada sobre la tensión existente con su expareja Kiko Rivera, con quien las cosas no están pasando por su mejor momento. El motivo de la disputa ha sido la mudanza repentina de Jessica a Eibar, siguiendo al nuevo amor de su vida, y avisando al padre de su hijo con sólo un día de antelación. Los problemas derivados de esta mudanza traerán cola, porque el siguiente paso lo darán en los tribunales.

Mucho se ha especulado sobre los motivos del regreso de Jessica a Sevilla, ya que coincide con la presencia de Kiko en diversos programas de televisión denunciando la situación de desamparo en la que se encuentra como padre, ya que debido a la distancia, no puede ver a su hijo tanto como le gustaría.

Déjanos tus Comentarios