Se cumplen cuatro años de la entrada en prisión de Isabel Pantoja

Se cumplen cuatro años de la entrada en prisión de Isabel Pantoja

Para Isabel Pantoja supuso un antes y un después para su vida la entrada en prisión.

Hoy se cumplen cuatro años de uno de los momentos más duros de Isabel Pantoja, su entrada en prisión. La tonadillera tuvo que despedirse de sus familiares y amigos para entrar en la cárcel de Alcalá de Guadaíra en 2014.

La cantante fue condenada por blanqueo de capital por una serie delitos cometidos durante su relación con Julián Muñoz. Esto obligó a Isabel a estar encerrada durante dos años. Una etapa traumática de su vida de la que parece estar recuperándose ahora.

Isabel Pantoja: «Sed fuertes vosotros»

Se cumplen cuatro años de la entrada en prisión de Isabel Pantoja

Así salía la cantante de la prisión tras cumplir su pena. Acompañada, como siempre, de su hermano Agustín.

El 21 de noviembre de 2014 Isabel Pantoja abandonaba Cantora en dirección a la cárcel de Alcalá de Guadaíra acompañada de su hermano Agustín. Ni Kiko Rivera y Chabelita estuvieron junto a ella. Ambos se quedaron en Cantora cuidando a su abuela Ana. Para la cantante el momento más duro de su ingreso fue la despedida de los suyos.

El momento más crítico llegó cuando Isabel se despedía de Agustín. El hermano de la cantante le dijo que debía ser fuerte. A lo que la tonadillera respondió: «Sed fuertes vosotros», según informó José Antonio León, reportero de Sálvame. Isabel vivió momentos muy duros dentro de prisión. Algo que también afectó mucho a su familia. Su sobrina, Anabel Pantoja, ha asegurado en más de una ocasión que tampoco fueron momentos buenos para ellos.

Encantada ejerciendo de abuela

Se cumplen cuatro años de la entrada en prisión de Isabel Pantoja

Isabel Pantoja por fin puede volver a sonreír.

A su salida de prisión, Isabel volvió hacer gala de su entereza y en ningún momento se mostró hundida por la mala experiencia que le supuso su paso por la cárcel. Pero la verdad es que hasta hace muy poco, la cantante se encerró en Cantora y vivía lo más aislada posible. Algo que, por suerte, parece que está cambiando.

Ahora la tonadillera ha recuperado la ilusión. Desde hace un tiempo podemos ver a una Isabel más sonriente. Parece que por fin ha dejado atrás esta mala etapa en su vida y quiere volver a disfrutar. Además del acercamiento con su hija Chabelita, con quien hasta se planteó instalarse en Madrid, ahora está volcada en su papel de abuela.

Déjanos tus Comentarios