Irene Rosales habla por primera vez de cómo ha vivido la depresión de Kiko Rivera

Irene Rosales demostró, de la mano de Nutella, lo bien que se le da la repostería.

Hace dos años se juraban amor eterno. Kiko Rivera e Irene Rosales pasaban por el altar y se prometían el uno al otro estar en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad… Y así ha sido. La joven ha estado incondicionalmente al lado de su marido, quien ha atravesado una etapa complicada marcada por su depresión.

Por suerte, el hijo de Isabel Pantoja ya ha superado este bache. Y una vez que eso ha quedado en el pasado, tanto él como su mujer han sacado también la parte positiva de la adversidad. De este modo han demostrado que juntos son más fuertes y que miran el futuro con optimismo y, sobre todo, con mucho sentido del humor.

Irene Rosales, una mujer con iniciativa

Kiko ya ha vuelto al trabajo y ha demostrado que está lleno de ganas y de energía. Es un hombre nuevo por dentro y por fuera. Quien hasta ahora no se había pronunciado al respecto es Irene. Pero la andaluza ha roto su silencio para explicar cómo ha vivido ella este bache en el que su matrimonio ha salido reforzado.

«Estos cinco meses hemos estado los dos las 24 horas juntos con las niñas. Como él no tenía que viajar ha sido el mejor momento en el que hemos estado en familia», relataba en TVE Irene Rosales, que fue la que se dio cuenta del problema de su marido y le hizo ver que había que tomar cartas en el asunto de manera inminente.

Una familia en calma

«Cuando llevas mucho tiempo con ese problema, si no te coge alguien y te para los pies… Creo que es mas difícil vivir con el problema que acabar con él de raíz. Nos sentamos, hablamos y ya todo estupendo», aseguraba Irene en la presentación del taller de recetas navideñas de Nutella.

También habló de los planes para estas próximas fechas, que pasarán en familia. Los protagonistas, por supuesto, los pequeños de la casa. «Mi hija mayor, Ana, no sé si será cantante, bailarina… Pero es verdad que es muy artista. Tiene una chispa muy alegre que nos llena», decía con orgullo. También se deshace en halagos con la pequeña Carlota y con Francisco, el hijo mayor de su marido.

Déjanos tus Comentarios