Irene Rosales y su bonito detalle con Anabel Pantoja

Irene Rosales ha demostrado una vez más lo importante que es Anabel para ella.

Irene Rosales ha demostrado una vez más lo importante que es Anabel para ella.

Si por alguien puede hacer Irene Rosales un esfuerzo, esa es Anabel Pantoja. Era la gran final de El tiempo del Descuento y, a pesar de lo poco que hace de la muerte de su madre, Irene no ha querido faltar en la que podría ser la gran noche de la prima de su marido.

Esa misma tarde regresaba al trabajo en Viva la vida, donde le brindaban una cálida bienvenida y le mostraban el cariño con el que han vivido desde la distancia estos duros momentos para ella. A pesar de que no está siendo fácil recuperar su rutina, para Irene era importante que Anabel se sintiera arropada y ella como defensora, así lo hizo.

Irene Rosales opta por no decirle nada

Irene ocultó su pena para que Anabel pudiera disfrutar de una noche feliz.

Irene ocultó su pena para que Anabel pudiera disfrutar de una noche feliz.

Anabel llevaba mucho tiempo encerrada, aislada. Se enfrentaba a un momento complicado, cargado de emociones y con posibilidades de conseguir ganar el concurso. No sucedió así, se quedó en un meritorio tercer puesto. Pero Irene sabía que era un momento importante para ella, por eso optó por guardar silencio.

Cuando llegó a plató y se encontró con ella, Anabel no dudaba en preguntarle cómo estaba todo, qué había pasado en este tiempo que ella no había estado. Irene prefirió no empañar su gran momento y no le contó que el pasado seis de febrero su madre Mayte Vázquez había fallecido. Ninguna sorpresa ya que, como ella misma había asegurado antes, no era el momento de darle malas noticias, sino de que disfrutara de la aventura hasta el final.

Anabel pudo vivir su gran noche

Anabel se quedó encantada al reencontrarse con su novio, salvo por su corte de pelo nuevo, que no le gustó del todo. / Mediaset.

Anabel se quedó encantada al reencontrarse con su novio, salvo por su corte de pelo nuevo, que no le gustó del todo. / Mediaset.

Gracias a este solidario gesto de Irene, Anabel pudo disfrutar de una noche cargada de emociones y buenas sensaciones. Entre ellas la de reencontrarse con su prometido, a quien ha echado mucho de menos durante su tiempo de encierro y con quien vivió un reencuentro cargado de amor, pero también risas.

Anabel tenía claras sus prioridades y por eso lo primero que le preguntaba a Omar es si ya estaban todos los muebles montados, así cuando regresara a su casa ella ya no tendría nada que hacer. Anabel se sorprendía también del cambio de look de su chico «¡qué moderno!», exclamaba por su estilismo con chaqueta de cuero. Mucho amor para despedir un concurso que le ha dado muchas alegrías y que seguro que necesitará cuando Irene por fin pueda contarle toda la verdad.

Déjanos tus Comentarios