La infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, 20 años de un amor sin fisuras

20 años de Iñaki y Cristina

El 4 de octubre de 1997 se casaron en Barcelona la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín.

Hace veinte años que la infanta Cristina y el entonces jugador de balonmano Iñaki Urdangarín se daban el sí, quiero. El enlace tenía lugar en la Catedral de Santa Eulalia en Barcelona. La historia de amor de la hija mediana de los reyes con el deportista había dado (y mucho) que hablar; lo que nadie imaginaba es que años después el escándalo del caso Noós superaría con creces aquellos episodios.

Iñaki y Cristina se conocieron en los Juegos Olímpicos de Atlanta en el verano de 1996. Apenas un año después, sellaban su amor en la ciudad condal. A su relación se dice que se opuso hasta el mismísimo rey don Juan Carlos; noticias como que el novio había simultaneado salir con la infanta mientras aún estaba con Carmen Camí, su anterior relación, no sentaron bien en Zarzuela.

20 años de Iñaki y Cristina

En mayo de 1997 Iñaki y Cristina hacían pública su intención de casarse.

Que se saltara las directrices impuestas y hablara sobre su relación antes de la boda (fue en el mundial de balonmano celebrado en Japón unos meses antes de la fecha con un periodista de Mundo Deportivo), tampoco ayudó. «Cristina y yo somos amigos y salimos juntos», reconoció él antes de la boda. La discreción que le exigían desde Casa Real no la cumplía.

Pero la infanta Cristina permanecía ajena a todo aquello. Ella estaba enamorada del joven deportista; hizo caso omiso a las advertencias de quienes la rodeaban. Cristina de Borbón y Grecia e Iñaki Urdangarín anunciaron su compromiso en mayo de 1997; en aquella fecha ella tenía 31 años, él, 29. Quién le iba a decir que, por hacer oídos sordos, iba a terminar sentada en el banquillo de los acusados años después y desterrada del núcleo duro de la Familia Real por su hermano, el rey Felipe VI.

Sus primeros años, los más felices

20 años de Iñaki y Cristina

Solo un año después del nacimiento de Juan, llegaba al mundo Pablo. Tras ellos, Miguel e Irene se sumaron para completar la familia Urdangarín-Borbón.

A pesar de las reticencias iniciales, don Juan Carlos acabó aceptando a su yerno como uno más de la familia. En estos primeros años de casados, Cristina e Iñaki disfrutaban de su estrenada familia en Barcelona. Como Duques de Palma tuvieron a sus cuatro hijos: Juan Valentín -que acaba de cumplir la mayoría de edad-, Pablo, Miguel e Irene. Las vacaciones y fiestas en familia evidenciaban la buena sintonía de todos los Borbones.

Dicen que, además, fueron ellos los primeros que se posicionaron a favor de que don Felipe, entonces Príncipe de Asturias, contrajera matrimonio con Letizia Ortiz. Los hoy reyes mantenían una relación muy cercana con los Duques de Palma. Tanto que, cuando salieron a la luz todos los líos del caso Noós, doña Letizia se sintió tan dolida que cortó toda comunicación con ellos. El rey no tardó en hacer lo mismo, tanto de forma familiar como institucional.

El escándalo salpica a Iñaki Urdangarín

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarín disfrutan la Navidad en Vitoria

Cuando se comenzó a investigar judicialmente la implicación del entonces duque de Palma en los casos de corrupción de Nóos, el escándalo fue mayúsculo. Ni siquiera el exilio de la pareja a Washington consiguió calmar las aguas. Su imputación junto a la de su socio, Diego Torres, causó gran polémica; mas si cabe cuando, en enero de 2014, se supo que la infanta Cristina también debería presentarse como acusada para declarar.

Casa Real puso entonces la maquinaria en marcha. Eliminaron a doña Cristina de todos los actos oficiales y anunciaron que solo sería considerado Familia Real don Felipe, su esposa y sus hijas; el resto serían la «Familia del Rey» y no tendrían cargo ni reconocimiento alguno. Muchos fueron los que entonces alzaron la voz: la infanta debía divorciarse de inmediato. Que él la exculpara de todo no sirvió de mucho para buena parte de la opinión pública.

Pero ella se negó, permaneció al lado de su marido en todo momento, apoyándole en los momentos más duros. Incluso aceptó que su hermano le retirara el ducado de Palma, ese que su padre le había entregado con motivo de su boda. En su declaración ante el juez a comienzos de 2014, ella se desentiende de las gestiones económicas y dice una frase que marca su matrimonio dos décadas después: ella confía plenamente en su marido.

La vida de la infanta Cristina tras el caso Nóos

Una imagen de la infanta Cristina y su marido durante el juicio del caso Nóos.

A ella la declararon absuelta, a él no. El Tribunal Supremo tiene aún en su mano dictaminar cuántos años entrará Iñaki Urdangarín en prisión. Según publicaba El Mundo, el matrimonio sabe que ese encarcelamiento se producirá. La fiscalía solicita que se doble la pena de casi siete años de prisión impuesta; él, por su parte, pide la absolución ante la justicia, pero muy pocos, o casi nadie, creen que lo consiga.

La vida de doña Cristina cambiará por completo de entrar su marido y pareja en prisión. No es probable que siga en Suiza, donde viven actualmente con sus hijos; de tener permisos penitenciarios, su familia no podría verlo si no viajan hasta España. Puede que hoy, en el veinte aniversario de su boda, estos pensamientos pasen por su cabeza. Dos décadas de amor incondicional que, a pesar de todo, celebrarán hoy ambos.

20 años de amor en imágenes

Iñaki y Cristina, dos décadas de amor en imágenes

Ver galería de fotos

Iñaki y Cristina, dos décadas de amor en imágenes

Déjanos tus Comentarios