Los tres hijos de Mario Vargas Llosa hablan de su relación con Isabel Preysler

Mario Vargas Llosa

El escritor Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler durante la presentación del libro Encuentros con Mario Vargas Llosa en Madrid.

El prestigioso periódico New York Times ha realizado una extensa entrevista a Mario Vargas Llosa por la próxima publicación de tres nuevas obras. El autor de La fiesta del chivo continúa así con su prolífica y exitosa carrera. A lo que se suma su felicidad al lado de Isabel Preysler. Nuestra socialite cada vez es más conocida en Estados Unidos, además de por ser la madre de Enrique Inglesias. Una fama a la que ahora se suma el extenso reportaje en el que los hijos del autor hablan de ella.

Ahora Marcela Valdes, reportera que entrevista al Premio Nobel de Literatura, habla sobre cómo fue visitar su mansión en Madrid. «Nos recibe en una casa imponente, parece una residencia apropiada para el último gigante vivo de una edad dorada de la literatura latinoamericana. Pero la casa no pertenece a Vargas Llosa. Sobre la chimenea de la biblioteca cuelga un retrato de su dueña, Isabel Preysler, con un vestido rojo«. Además, la define como«una mujer de presencia y belleza felina, que astutamente supo convertir la atención de los tabloides en una especie de carrera al estilo Kardashian».

«Una persona no debe hablar sobre el amor»

Mario Vargas Llosa

El escritor Mario Vargas Llosa y su hijo, Alvaro Vargas Llosa, durante la presentación de un libro.

Además, parece que, dejando de lado el mundo literario, la entrevista del medio estadounidense se vuelve una crónica social. Narra como Mario se separó de su esposa en 2015 tras 50 años de matrimonio. Aunque el autor perunano dejó de nuevo muy clara su discreción. «El amor es una experiencia privada. Si la haces pública, se convierte en algo barato, chapucero, lleno de lugares comunes. Así que creo que una persona no debe hablar sobre el amor», expresó negándose a contestar a preguntas personales.

Si lo han hecho sus tres hijos, fruto de su relación con Patricia Llosa: Álvaro, Morgana y Gonzalo. «Tienes que entender que mi padre es una persona que se entrega con pasión absoluta a aquello en lo que cree; incluso cuando está equivocado«, explicó Álvaro Vargas Llosa sobre el nuevo amor de su padre. La relación entre Álvaro y su progenitor es excelente, al igual que con Isabel. Así, su sintonía con la pareja no ha sorprendido a nadie. Juntos han compartido un viaje a Nueva York o estancias en España.

«Eso no habla muy bien de ti»

Mario Vargas Llosa

Morgana Vargas Llosa y su madre, Patricia Llosa Urquidi, en el aeropuerto de Madrid.

Sí lo ha hecho Morgana Vargas, la hija del escritor que en primer momento no quería hablar sobre el divorcio de sus padres. «Viendo que muchos matrimonios de desmoronan después de dos, tres, cinco o 10 años, creo que ha sido un éxito rotundo que mis padres hayan compartido una vida juntos durante 50 años». Aunque, matiza, se quedó en shock cuando se hizo pública esta noticia, apenas unos días después de celebrar el aniversario de boda de Mario y Patricia.

Aunque las declaraciones más buscadas eran las de Gonzalo Vargas. El hijo pequeño del Nobel siempre ha sido el más crítico con esta relación. Gonzalo trabaja en la ONU y ha manifestado en varias ocasiones, como en este reportaje, lo que opina sobre su padre. «Si el año en el que abandonas a tu esposa tras 50 años de matrimonio y dejas de hablar con tu hijo es el más feliz, entonces eso no habla bien de ti», confesó.

«El romanticismo marca nuestras vidas»

Mario Vargas Llosa

Mario, Patricia y su hijo Gonzalo durante un homenaje al escritor.

«Está bien que lo piense. Pero, ¿por qué decirlo públicamente? Lo encontré de poco gusto y además doloroso», añadió Gonzalo. Aunque añadió que quiere mucho a su progenitor. Finalmente el reportaje del New York Times recoge las declaraciones de Vargas Llosa, donde se define como un verdadero romántico. «Creo que el romanticismo marca nuestras vidas, es muy difícil no ser romántico», confiesa.

Además, explica cómo le produce auténtico horror la prensa del corazón y aquellos personajes que se exhiben en ella.«Es como un striptease», matiza. Aunque encuentra repuesta en la reflexión final de la periodista, Marcela Valdes: «Esa es precisamente la profesión de Preysler y mientras estén juntos, esa también será la profesión de Vargas Llosa».

La curiosa vida sentimental de Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa

Una de las fotografías en la casa de Isabel Preysler en Madrid que ilustran este reportaje/Redes Sociales.

Patricia Llosa era la segunda mujer del escritor. Vargas Llosa primero estuvo casado durante nueve años (1955-1964) con Julia Urquide, la hermana de su tía Olga (a su vez, mujer de su hermano). Allí fue donde conoció a Patricia Llosa, su prima y, por tanto, también sobrina de Julia; que viajó a la ciudad del Sena junto a su hermana Wanda para estudiar en la Sorbona.

Parece que la chispa del amor fue inmediata entre los primos, a pesar del matrimonio de Vargas Llosa. Así lo narró la propia Julia en dos libros. Según cuenta ella misma, fue en un viaje familiar a Holanda «se que fue donde Mario le confesó su amor a Patricia y nuestras vidas cambiaron para siempre». Una relación que provocó su separación en 1964, con una nota: «Yo sé muy bien Julia que tus celos y tu amargura todo este tiempo se justificaban ampliamente», reprodujo ella en una de sus biografías. Un año después, en 1965, contraería matrimonio con Patricia con quien estaría cinco décadas.

Déjanos tus Comentarios