La hija de Terelu, Alejandra Rubio, de nuevo foco de las críticas

hija de Terelu

La hija de Terelu, Alejandra Rubio ha tenido que volver a parar los pies a los que se meten con su físico en las redes sociales. / Redes sociales.

Ser hija de Terelu tiene su parte buena, pero también su parte mala. Hasta ahora Alejandra Rubio había disfrutado de la mejor parte de esto. Ahora que ha cumplido la mayoría de edad, está teniendo que hacer frente a la parte menos bonita de ser una persona conocida.

Alejandra quiso que sus redes sociales fueran públicas una vez cumplidos los 18. Esto le favorece de cara al futuro que quiere tener en el mundo de la moda. No hay que olvidar que es a este sector al que quiere dedicarse y en el que va a centrar sus estudios. Por ser quien es, su número de seguidores es mayor, pero también por eso su exposición a las malas críticas es más grande. 

Cansada de que le juzguen

Terelu pide que no hagan un debate sobre su hija y belen esteban se indigna

Alejandra está acostumbrada a la fama. Ha visto como su madre y su abuela lidiaban con ella.

Precisamente no hace mucho Alejandra tuvo que explicar que no se había operado. La joven estaba cansada de leer en sus redes los comentarios que señalaban que se había retocado. Que su imagen se debía a su paso por quirófano. Ella quiso dejar claro que su aspecto es el que la madre naturaleza le ha dado. Ni se ha operado ni se ha puesto botox.

Sin embargo ahora no ha sido su rostro el que ha sido sometido al escrutinio público, sino su físico. Al parecer algunos de sus seguidores consideran que Alejandra está demasiado delgada. Y que esto puede ser por un problema que la joven tenga con la alimentación. Ella ha querido zanjar este tema a través de un stories de Instagram. En él se podía leer: «Me parece muy fuerte la gente que me acusa sin conocerme de tener un trastorno de alimentación como la anorexia, que es una enfermedad muy grave. Cuando hay gente que de verdad la padece y luchan contra ella«.

Sigue con su vida

Alejandra Rubio

Alejandra Rubio está feliz junto a su pareja, Álvaro Lobo. / Redes sociales.

Por suerte para ella, este tipo de comentarios, aunque consiguen molestarle lo suficiente como para necesitar una aclaración, no le han hecho cambiar sus hábitos de vida. La joven continúa con sus rutinas diarias, acudiendo a clase, quedando con sus amigas y saliendo con su novio, Álvaro Lobo. Sigue con su vida ajena los comentarios de la gente que se cree con derecho a señalar lo que consideran faltas en el físico de los demás.

Déjanos tus Comentarios