Guía del bótox: todo lo que debes saber antes de ponértelo

Guía del bótox: todo lo que debes saber antes de ponértelo

Si estás pensando en ponerte bótox, esta es la guía que debes consultar.

Suma adeptos cada día porque sus resultados, lejos de resultar artificiales, aportan naturalidad por tres factores: el perfeccionamiento de la fórmula, la pericia cada vez mayor de los profesionales que lo usan y los estudios realizados. ¿El resultado de un tratamiento con bótox? Pasamos de las caras inexpresivas y planchadas de hace unos años a la máxima naturalidad de un rostro armónico y más joven. Imbatible a la hora de rejuvenecer, la toxina botulínica de tipo A, es la reina de los tratamientos estéticos en todos los rincones del mundo. Los expertos lo avalan.

1. ¿Qué es el bótox?

Es el nombre popular con el que se conoce la toxina botulínica tipo A purificada, utilizada en cosmética. Se trata de una proteína producida por una bacteria que, una vez tratada y en dosis mínimas y controladas, se emplea para relajar los músculos faciales. No podría causar parálisis facial porque las dosis son mínimas.

2. ¿Cómo funciona: rellenando, paralizando…?

Actúa siempre de forma temporal relajando ciertos músculos del rostro, eliminando o atenuando las arrugas de expresión, dejando la piel tonificada y tersa y devolviendo toda su luminosidad a la cara. Esto se debe a que inhibe la formación de acetilcolina, un neurotransmisor responsable de la transmisión del impulso nervioso que origina la contracción muscular. Cuando el efecto de la toxina va descendiendo, el cuerpo comienza nuevamente a segregar acetilcolina, con lo que vuelven a reproducirse gradualmente las arrugas y pliegues.

3. ¿Dónde se puede infiltrar?

Se tratan las arrugas causadas por movilidad muscular, como las de la frente, el entrecejo, y las llamadas patas de gallo alrededor de los ojos, es decir, las que se sitúan en el tercio superior de la cara, que es lo que admite la legislación española. Pero la buena experiencia con esta toxina y las investigaciones, han demostrado que tiene otros usos eficaces. Por ejemplo: inyectarlo en la punta de la nariz para evitar ese descolgamiento que se produce en esta zona con el paso del tiempo. Otro uso importante es que ayuda a controlar el exceso de sudor por las glándulas sudoríparas en las axilas y en palmas de manos y pies, en casos problemáticos de sudoración excesiva.

4. ¿Duele? ¿Necesita anestesia?

“No causa dolor. Se aplica una cantidad pequeñísima de líquido mediante agujas extremadamente finas debajo de la piel, en el músculo correspondiente. El paciente puede sentir una pequeña molestia en el momento del pinchazo, a modo de suave escozor”, explica el Dr. Antonio Licitra, oncólogo y médico estético de MedEstetic.

5. ¿Cuánto tardan en ponértelo?

Apenas unos minutos. Si el profesional (siempre un médico estético o un cirujano) tiene claro cuáles son los puntos en los que hay que infiltrar, las sesiones son rapidísimas. En 20 minutos se puede tratar por ejemplo un entrecejo y unas patas de gallo.

6. ¿Cuánto tarda en hacer efecto y cuánto dura?

El efecto completo se logra a los tres o cuatro días. En algunas personas los efectos definitivos no se reflejan hasta pasadas 2 semanas. El efecto dura aproximadamente de 4 a 5 meses, aunque en algunos pacientes se alarga hasta 6 meses. A medida que se acumulan sesiones de bótox, los efectos duran más. También depende las arrugas, de la calidad de piel y de la cantidad inyectada.

7. ¿Duran más unas marcas que otras?

En principio, no. Las diferentes marcas del llamado bótox, varían en la difusión. Unos, digamos, llegan más lejos que otros. Tal cómo explican las doctoras Sofía Ruiz del Cueto y Mar Mira, de la Clínica Mira+Cueto“que las difusiones sean distintas no implica que las fórmulas sean mejores o peores, sólo que se infiltrarán de forma diferente. Los laboratorios deben estudiar la técnica y el modelo de pinchado que se ajusta más a su producto”.

Prevenir, la mejor arma para combatir el envejecimiento

8. ¿El rostro pierde expresividad?

“El gusto dudoso de algunos pacientes que no se dejan aconsejar correctamente por un buen especialista y el no respetar las dosis adecuadas o puntos de infiltración ha dado lugar a caras inexpresivas o errores en el resultado. En manos de expertos de verdad no se corren esos riesgos. Es fundamental dejarse asesorar por el médico y escuchar su opinión desde la experiencia”, explica el Dr. Javier Mato Ansorena, cirujano plástico de las Clínicas Mato Ansorena.

9. ¿Qué se nota cuando llevas bótox?

“Al principio se puede notar una sensación de tirantez, sobre todo nada más inyectarlo. Al salir de la consulta hay que tener en cuenta que los pequeños pinchazos están recientes y la zona puede estar molesta, pero esa sensación va desapareciendo, hasta hacerlo por completo a los tres días”, explica el Dr. Licitra. “En la piel no quedan residuos. Si en una cara observamos bultos, se ha inyectado otro tipo de materiales de relleno, no bótox”, explica la Dra. Neus Tomás, experta del Instituto de Benito.

10. Si empiezas… ¿hay que hacerlo siempre?

No necesariamente. Hay gente que lo considera una rutina en sus cuidados y se lo hacen dos o tres veces al año. Pero hay quien lo emplea también como tratamiento flash, cuando por ejemplo lleva una temporada cansada, o para una ocasión especial. Es opinión compartida por todos los expertos que, a mayor frecuencia de uso, los músculos se van reeducando y se espacian las sesiones.

11. ¿Es perjudicial repetir los tratamientos?

El tratamiento se puede repetir cada cuatro o seis meses. “Hay estudios médicos que avalan esta afirmación. En su uso a largo plazo, tampoco se conocen contraindicaciones”, dice el Dr. Licitra.

12. ¿Se puede combinar con otros tratamientos?

Sí. Es compatible con radiofrecuencia, IPL, láser, rellenos faciales y con todo tipo de tratamientos de uso tópico.

13. ¿Se lo puede poner todo el mundo?

No se puede usar en embarazadas, sencillamente porque no hay estudios médicos, ni en personas con problemas de coagulación sanguínea y en algunos pacientes que sufran algunos tipos de enfermedades neuromusculares.

14. Si no me gusta… ¿es reversible?

Inmediatamente, no. Tal como explica el Dr. Mato Ansorena,el bloqueo muscular que se genera dura solo cierto tiempo, y al cabo de tres o cuatro meses el músculo tratado vuelve a retomar su movilidad y reaparecen arrugas”.

15. ¿Por qué varía el efecto en los pacientes?

Depende de la edad, de la reacción de cada organismo, de la cantidad de músculos afectados… Muchos factores.

16. ¿Quién puede pincharlo?

Siempre un médico estético titulado y un cirujano plástico. Ambos han debido entrenarse en la técnica. Y, en algunos lugares, por dermatólogos.

17. ¿Puede crear adicción?

“En sí mismo, no crea adicción. Lo que crea adicción es el hecho de verse bien, explica el Dr. Licitra. Cuando una persona se pone bótox, se ve con menos años y con una imagen natural mejorada. Eso hace que al ir cediendo el efecto, la persona quiera volver a pincharse de nuevo para volverse a ver mejor.

Prevenir, la mejor arma para combatir el envejecimiento

18. ¿Las arrugas borradas pueden migrar?

La posibilidad existe. Es normal que al relajar un músculo, otro se se mueva más. La única forma de evitarlo es que el profesional controle muy bien la técnica.

19. ¿Cuánto cuesta?

Haciendo un sondeo en tres o cuatro clínicas, los precios deberían variar poco, lo justo en cada target de clientela que tengan (entre 300 y 500 euros). Si es muy barato, puede que lo que estén inyectando no sea bótox. Exige siempre ver el prospecto.

Sólo puedes pincharte bótox en el tercio superior de la cara

La legislación española sólo permite pinchar bótox con fines estéticos en el tercio superior del rostro. Sí se puede pinchar, en otras dosis, cuando su finalidad es médica (en las axilas para tratar el exceso de sudoración o en los ojos para corregir el estrabismo, por ejemplo. Se trata de un paralizador muscular, no es un relleno facial, por lo que hay que ponerse siempre en manos de expertos cualificados. Esa es la garantía del éxito.

En contra…

Nicole Kidman cumple 50 años

Muchas son las celebrities que, antes adictas al bótox, ahora reniegan de él; por ejemplo, las actrices Nicole Kidman o Courtney Cox, que afirmó que llegó a no reconocerse. Pero, como se puede suponer, ha sido por un abuso o mal uso de las técnicas.

Déjanos tus Comentarios