El bonito gesto de la madre de Gabriel con los que han ayudado a buscar al niño

La madre de Gabriel, Patricia Ramírez, y el padre del menor, Ángel Cruz.

La muerte de Gabriel Cruz ha dejado a España con el corazón roto. Tanto los que no le conocían como los que tuvieron la suerte de estar a su lado lloran su terrible pérdida. Después de doce días de incertidumbre y esperanza, el caso del niño de Almería tenía el peor de los finales posibles. La novia de su padre, Ana Julia Quezada, acababa con su vida. Lo hacía golpeándole con un hacha en la cabeza y asfixiándole después.

Tras el terrible crimen, por el que el odio estaría más que justificado, los padres del niño han dado una lección de humanidad tras otra. En la capilla ardiente de Gabriel, celebrada en la diputación de Almería, Ángel Cruz y Patricia Ramírez decidieron tener un precioso gesto con las fuerzas y cuerpos de seguridad de nuestro país.

La bondad y nobleza de una familia rota

Los padres de Gabriel con algunos miembros de la Guardia Civil

Ambos están muy agradecidos a todo el equipo de la Guardia Civil. Todos han trabajado día y noche sin descanso para que “el pescaíto” volviera a casa. Por supuesto, también sienten muy cerca a esos voluntarios anónimos; esos que dejaron de lado su rutina para implicarse en cuerpo y alma en este mediático caso.

En un espontáneo movimiento, Patricia se fundió en un caluroso abrazo con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Tras esto, le hizo entrega de la bufanda preferida de Gabriel. Una prenda azul que ella ha llevado al cuello todos los días que ha durado su búsqueda. Zoido, que no pudo reprimir las lágrimas, representa a todas las fuerzas de seguridad del país.

Juan Ignacio Zoido, muy cariñoso con los familiares de Gabriel Cruz.

Además, el político se ha implicado personalmente en esta tragedia; ha puesto a disposición de los Cruz todas las herramientas necesarias para hacer frente a esta situación. Zoido les visitó durante la búsqueda de Gabriel; luego, no se separó de ellos desde que se detuvo a Ana Julia Quezada con el cadáver escondido en el maletero del coche.

El ministro, que en varias ocasiones se sintió desbordado por la emoción, no se separó de la bufanda durante el funeral. Sin importar su cargo, les ha dado importantes consejos; todos ellos basados en su experiencia personal. Cabe recordar que él perdió a un hijo cuando este era solo un adolescente.

Déjanos tus Comentarios