Fiona Ferrer y Javier Fal-Conde, una relación que se afianza a pasos agigantados

Fiona Ferrer y Javier Fal-Conde yendo a comer a un local de moda del barrio de Salamanca de Madrid.

Una larguísima amistad dio paso de manera inesperada al amor. Y aunque ambos comenzaron su relación con mucha cautela, el tiempo está consiguiendo hacer de lo suyo algo muy especial. Fiona Ferrer y Javier Fal-Conde están cada día más ilusionados tras un verano de ensueño en el que todo se ha afianzado de manera natural. De hecho, según pasa el tiempo, lo suyo sigue adelante. Ambos apuestan fuerte por este romance del que hacen gala con frecuencia. No esconden estar felices juntos y ni siquiera los flashes les asustan.

Fiona y Javier ya se dejan ver por las calles de Madrid haciendo planes como cualquier otra pareja de enamorados. Además, ella ha sorprendido al andaluz con motivo de su 50 cumpleaños, una fecha muy especial, Javier ha celebrado este medio siglo por todo lo alto en la capital hispalense. Allí reunía a todos sus amigos y familiares en la emblemática Casa Pilatos. En su interior preparaba una inolvidable fiesta a la que Ainhoa Arteta e India Martínez pusieron la nota musical para deleite de todos los asistentes.

Un pasado con cosas en común

Antes de esta multitudinaria cita, Javier salía a comer con las otras mujeres de su vida, sus tres hijas. Unas niñas que están encantadas de ver a su padre tan feliz y tranquilo. “Doy las gracias por ser tan afortunado”, aseguraba el aristócrata, que ve encantado cómo sus pequeñas han hecho buenas migas con Fiona. La bloguera conoce muy bien el mundo infantil, y es que es experta en organizar baby showers a distintas personalidades importantes.

Javier ha estado casado previamente, pero Fiona también. Cabe recordar que estuvo más de una década saliendo con Jaime Polanco. En 2009 es cuando contrajeron matrimonio en una boda civil celebrada en un paradisíaco enclave de Tenerife.  Un “sí, quiero” al que asistieron rostros tan conocidos como Isabel Preysler o David Bisbal. Sin embargo, su unión tan solo duró tres años, rompieron en buenos términos. Él pronto rehizo su vida y se enamoró de colombiana María Alejandra Villamizar, con la que se casó en la República Dominicana.

Déjanos tus Comentarios