María Lapiedra

María Lapiedra

Biografía de María Lapiedra

María Lapiedra, cuyo verdadero nombre es María Pasqual, nació en el verano de 1984 en Mollerussa, una localidad situada en la provincia de Lleida. Llegó al mundo el 19 de julio de ese año en el hospital Arnau de Vilanova de la capital provincial. Tal y como ella misma desveló, cuando era pequeña, su madre los abandonó; se enamoró de otro hombre y dejó atrás a su familia. María y ella siempre han tenido una relación mala e intermitente.

Durante su época de estudiante, María demuestra ser una gran alumna. Estudió en un colegio católico (La Salle) próximo a su domicilio y cosechó excelentes notas, tanto en primaria como en secundaria. Una vez alcanzada la mayoría de edad, decidió comenzar sus estudios universitarios en Lleida capital. Para ello, se matricula en Filología Catalana. Posteriormente también lo hará en Comunicación Audiovisual.

En su época universitaria, se trasladó una época a Italia. Allí disfrutó de una estancia de unos meses en Turín. En la ciudad italiana amplió sus conocimientos estudiando Filología Clásica. Tras volver del país transalpino, se instala en Madrid. Años después, volverá a Barcelona y establecerá en la capital catalana su residencia.

Su relación con Ramiro Lapiedra

A pesar de que María Pasqual ya había realizado sus pinitos en televisión y como modelo gracias a la ayuda de Toni Prim y su agencia, cuando conoce al productor y director de cine porno Ramiro Lapiedra es cuando salta a la fama. En 2007, el programa Aquí hay tomate de Telecinco destapa la relación de ambos y nos introduce en nuestras vidas a María Lapiedra.

Tras unos meses juntos, Ramiro y María se casaron por la Iglesia en septiembre de 2007 y ella adoptó su apellido. Un año después firmaron el divorcio. Sin embargo, desde que conoció al magnate del cine para adultos, la vida de María Lapiedra dio un giro radical. Cambió sus objetivos y descubrió lo mucho que le gustaba la interpretación… y la fama.

Su carrera como actriz

A pesar de que cursó estudios de arte dramático en la Escuela de Cristina Rota, María Lapiedra se hizo famosa por sus pinitos en el porno. Una carrera que comenzó junto a su primer marido y que la catapultó a los programas del corazón. A finales de 2017, confesaría en el programa Sálvame que se arrepiente de las decisiones que tomó en su juventud y de haber participado en la industria del cine para adultos.

Tras su separación de Ramiro Lapiedra, María se convirtió en un personaje recurrente de la televisión nacional. Sus apariciones en programas como Dónde estás, corazón le abrieron las puertas de los medios. Así, finalmente consiguió hacerse en hueco en el cine comercial en 2011, cuando ya era conocida por el gran público.

En 2011 participó en el rodaje de Torrente 4: Lethal Crisis, una cinta dirigida por el también actor Santiago Segura. María Lapiedra también ha colaborado en otras películas como Montaña Rusa, dirigida por Emilio Martínez- Lázaro; o Ni pies ni cabeza, obra del cineasta Antonio del Real.

Empresaria, escritora, política… 

Sin embargo, el cine no ha sido la única fuente de ingresos de María Lapiedra. Como ella misma ha contado en numerosas ocasiones, los negocios no son un secreto para ella. Ahora mismo, posee una empresa que vende monedas de oro; también una tienda online en la que se dedica a comercializar ropa. Aparte, tiene montado un negocio de actuaciones y bolos en el que se representa a sí misma.

También se lanzó al mundo de la literatura publicando varios libros; son Follar te vuelve loco (Editorial Crealite, 2010), Independencia sexual (Editorial Duxelm, 2011) y Mi mundo de plástico: confesiones de una actriz erótica (Editorial Lectio, 2013). Es precisamente con esta última obra, una autobiografía, con la que su nombre volvió a salir a la palestra. Y es que en ella reconocía haber mantenido relaciones con famosos de la talla de Dinio, Joan Laporta, Pipi Estrada o Kiko Rivera.

Precisamente en su relación con Laporta se dio a conocer la vena más política de María Lapiedra. Independentista reconocida, no ha dudado en posar desnuda y realizar sesiones fotográficas eróticas a favor de una Cataluña libre. Incluso llegó a formar parte de la lista de Solidaritat Catalana per la Independència, el partido político que fundó el expresidente del Barça.

En 2012 llegó a publicar un disco de música dance que llevó por título Infimissimo. Desde el año 2015 comenzó a colaborar con Cazamariposas, el famoso programa de corazón de Divinity. A finales de 2017 se anuncia que será una de las próximas participantes de Supervivientes 2018; también que se convertirá en colaboradora de la tarde de Sálvame.

Su vida junto a Mark Hamilton y la sombra de Gustavo González

Alejada de todo lo relacionado con su vida anterior, María Lapiedra conoce en 2012 a Marc Amigó, más conocido como Mark Hamilton. Con él comienza una bonita historia de amor de la que nacen dos hijas: Martina y Carlota. Cuando la mayor tiene algo más de un año, María y Mark celebran una boda por todo lo alto y se juran amor eterno. Los cuatro formaban una familia perfecta, con éxito y acomodada, pues mantenía un alto nivel de vida en Barcelona, su ciudad de residencia.

Sin embargo, a finales de 2017 todo se viene abajo. El velo de felicidad que cubría al matrimonio cae. Lo hace tras hacerse público que María Lapiedra y el periodista Gustavo González han mantenido una relación amorosa durante ocho años; un amor extramatrimonial por parte de ambos.

Es la propia María la que hace público el romanza tras publicarse el divorcio del periodista de Toñi, su mujer durante los últimos treinta años. Tras su fracaso matrimonial, Gustavo afirma que no hay terceras personas. María Lapiedra contraataca y hace pública su historia de amor, para sorpresa de las respectivas parejas de cada uno de ellos.

Tras esto, comienza una guerra televisiva con tres bandas; sus protagonistas son María Lapiedra, Gustavo González y Mark Hamilton. Las acusaciones de infidelidad, mentiras y traiciones se suceden. También los planes de futuro, pues la empresaria y el periodista planean su vida en común. Y todavía no han comenzado María y Mark con la parte más complicada: su proceso de divorcio.

Fotos de María Lapiedra