La Familia Real se reúne en honor al conde de Barcelona

Felipe VI y Letizia en la misa homenaje a Juan de Borbón en El Escorial.

La Familia Real se unió en El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, en Madrid. Lo han hecho para recordar el aniversario del fallecimiento de Juan de Borbón. El padre del rey emérito Juan Carlos I murió hace 25 años. Un momento muy emotivo que ha unido a toda la familia Borbón y grandes amigos. Los primeros en llegar, antes de las doce de la mañana, fueron Kalina de Bulgaria y Kitin Muñoz.

Una lista de asistentes a la que se han ido sumando otros nombres como Costantin de Bulgaria, Cristina de Borbón dos Sicilias y Victoria López Quesada; o Miriam Ungria y su hijo Boris. La familia Borbón casi al completo, donde no ha faltado ninguno de los nietos de don Juan. Las ausencias más destacadas han sido las de los miembros más jóvenes de la Casa. Ni las hijas de Felipe VI, Leonor y Sofía; ni sus primos, los hijos de las infantas Elena y Cristina, han acudido al sepelio.

La visita a Madrid de la infanta Cristina 

La infanta Elena y la infanta Cristina se saludaron con dos calurosos besos dentro de la iglesia.

Sin embargo, una de las llegadas más sorprendentes ha sido la de la infanta Cristina. La exduquesa de Palma no quiso perderse este recuerdo a su abuelo. Minutos después lo ha hecho la infanta Elena y los reyes eméritos. Don Juan Carlos y doña Sofía llegaron en coche. A su entrada al Monasterio, la infanta Cristina lo ha hecho en solitario. Dentro del templo se ha sentado al lado de su hermana Elena y de su tía Irene de Grecia.

Se trata de la segunda ocasión en la que la mujer de Iñaki Urdangarín coincide con los Reyes actuales. La primera fue el pasado mayo, en el funeral en memoria de Alicia de Borbón-Parma. Su primer encuentro, en el mismo espacio aunque sin saludarse de forma pública; desde su absolución del caso Nóos. Sin embargo si faltó al 80º cumpleaños del rey Juan Carlos, en enero.

La emotiva misa ha puesto de sido una muestra más del gran cariño que el rey Felipe sentía por su abuelo. No es la única, una de las más recientes tuvo lugar el pasado 30 de enero. Felipe VI condecoró a la princesa de Asturias con el Toisón de Oro que perteneció durante 66 años al Conde de Barcelona: «No quiero dejar de mencionar a tu bisabuelo, mi abuelo Juan, Conde de Barcelona, anterior titular del Collar que precisamente hoy has recibido».

«Luchó de forma incansable para lograr la España en la que hoy vivimos y es un ejemplo para todos de amor a su Patria, a la que añoró cada día del tiempo que tuvo que vivir lejos de ella y a la que siempre quiso y sirvió con generosidad», añadió el monarca. 

La vida de don Juan de Borbón

Una imagen del funeral de Estado de Don Juan de Juan de Borbón y Battenberg  celebrado en 1993

Juan nació el 20 de junio de 1913 en el palacio de La Granja de San Idelfonso, Segovia. Se trataba del quinto hijo de Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg. Tras la renuncia del primogénito, que habría sido Alfonso XIV, para casarse con la cubana Edelmira Sampedro y Robato, llegó la de su segundo hermano. Jaime de Borbón quedó sordo a los 4 años; por lo que cedió a las presiones que le animaban a renunciar a ser rey.

Así, el quinto hijo de Alfonso XIII se encontró con un destino en el trono que no iba a ser en principio para él. Se aplicó la Ley Sálica, que priorizaba a los hombres antes que a las mujeres; don Juan se convirtió en heredero del trono. Sin embargo la historia tenía otro camino preparado para el padre de Juan Carlos I. La llegada de la II República, el estallido de la Guerra Civil y la dictadura de Franco llevaron al sucesor Borbón al exilio en varios países europeos.

El homenaje de don Juan Carlos a su padre

Juan de Borbón

El rey Juan Carlos, de niño, junto a su padre Don Juan.

Al final de su vida Don Juan parece haber dicho a sus íntimos que era consciente de que su muerte constituiría un serio problema de Estado. Por ello pagó una tumba en el Monasterio de Poblet, Tarragona; allí descansan otros nobles que fueron condes de la ciudad condal. Aunque como último homenaje, el rey Juan Carlos decidió que descansaría con los mismos honores que un reinante.

Por ello el homenaje ha tenido en el Monasterio de Juan de Borbón. El histórico enclave donde reposa el bisabuelo de Leonor y Sofía. Don Juan Carlos quiso que su padre fuera enterrado como un Rey. Al finalizar el proceso natural de reducción de los restos será introducido en las criptas y trasladado al Panteón de Reyes. Un lugar donde descansan todos los Monarcas de España, excepto dos, desde Carlos V. Su féretro ya está grabado bajo la inscripción Ioannes III, comes Barcinonae (Juan III, conde de Barcelona).  Un cambio, la mención a su título que se aleja del habitual Hispanaie Rex (Rey de España); y es que él nunca llegó a reinan de facto. Al ser depositados don Juan y su esposa, Doña María de las Mercedes, se ocuparán las dos últimas sepulturas del Panteón de Reyes del monasterio.

Déjanos tus Comentarios