Fabiola Martínez desvela el motivo por el que operarán a su hijo Kike

Fabiola Martínez es embajadora de ORY por segundo año consecutivo.

Ha pasado unos meses intestos en los que reconoce haber abarcado más de lo que podía. Pero ahora llega la época de tranquilidad para Fabiola Martínez, quien ya piensa en hacer las maletas y desconectar en su finca de Sevilla, donde Bertín Osborne y ella reúnen a toda la familia. También espera poder organizar desde allí alguna escapada con su marido, y es que estos viajes en solitario son uno de los secretos de que su unión sea tan fuerte como el primer día.

¿Cómo está tus hijos? ¿Ha sacado buenas notas Carlos? Faltó a clase unos días por anginas pero fue a los exámenes finales y muy bien. Tiene facilidad, como Bertín. Como se ve sobrado no se empeña, pero cuando se pone, destaca.

Es muy artista, ¿no? Sí, ingeniero no va a ser, estoy segura (risas). Le tiran los pasos de Bertín, canta fenomenal… Aunque lo que le pasa es que idealiza a su padre y no se atreve a hacer nada porque le da vergüenza, dice que no lo hace bien.

Bertín Osborne y Fabiola

Bertín Osborne y Fabiola colaboran en diversas causas solidarias. Forman una sólida pareja, se entienden y apoyan el uno al otro.

¿Kike qué tal se encuentra? Está preadolescente, con su pelusilla en el bigote, los cambios de voz… Está enorme. Quiere ponerse de pie y da pasitos en el centro al que va. Este verano quizá tengamos que hacerle una pequeña intervención para ayudarle con los músculos de las piernas y los pies, para colocarlos. Es algo habitual que yo he intentado retrasar todo lo posible.

Imagino que en función a eso organizaréis el verano, ¿no? Sí. En unas semanas nos instalaremos en la finca de Sevilla. Desde allí ya planificamos irnos y vemos si en familia, los dos… Buscamos siempre momentos para escaparnos y disfrutar sobre todo de la gastronomía.

Un padre y abuelo consentidor

La experiencia paranormal de Bertín Osborne

Gracias al programa que presenta Bertín hemos podido conocer un poco más su relación de pareja. De vez en cuando Fabiola también participa. En la imagen, el día que estuvo de visita Iker Jiménez.

¿Son esas escapadas en solitario el secreto del matrimonio? Sí, por supuesto que ayuda no solo ser padres sino también ser pareja. Pero el secreto es la solidez que dan los años de estabilidad. Pasas a la fase de admiración como persona, respeto, orgullo de la persona que tienes al lado… El amor evoluciona.

Bertín tiene pinta de ser más permisivo con los niños que tú… Así es, por eso tenemos batallitas, pero sin secuelas y las gano yo (risas). Con sus nietos es exactamente igual, consentidor. Siempre quiere estar rodeado de los niños y hace muchos planes con ellos. En la finca se los lleva en un jeep, montan a caballo, cogen pomelos… Allí nos organizamos para estar todos, es divertidísimo, Este año vienen también mis padres, mi hermano, mi cuñada, mi sobrino…

¿Cómo están Alejandra y Claudia tras rehacer sus vidas? En el caso de Alejandra, era su evolución natural tras separararse. Ella y su exmarido tienen muy buena relación y los niños están fenomenal. Claudia es muy independiente, no tenemos mucha información.

Déjanos tus Comentarios