Fabiola Martínez nos cuenta cómo evoluciona Kike

Fabiola Martínez cuenta qué tal va su hijo Kike

Fabiola Martínez cuenta qué tal va su hijo Kike.

Hace pocos días conocíamos la noticia de que Kike, el hijo mayor de Bertín Osborne y Fabiola Martínez, había tenido que ser intervenido otra vez. El chico había empezado a quejarse por molestias y, al día siguiente del Día de Reyes, habían tenido que llevarle al hospital.

Allí tuvieron que intervenirle una primera vez y, sin haber podido abandonar la UVI, tuvieron que operarle de nuevo. Ni Fabiola ni su marido quisieron que esta situación trascendiera, evitando así perder tiempo de estar con su hijo por tener que estar atentos a otras cosas. Ahora que el pequeño ya está en casa, ha sido la propia Fabiola la que ha informado en sus redes qué tal va la recuperación.

Fabiola Martínez: «Kike es un campeón»

Bertín Osborne y Fabiola Martínez, muy preocupados por la salud de su hijo Kike

Fabiola ha querido dar las gracias a todos lo que se han interesado por su hijo. / Redes sociales.

«Como algunos ya sabéis Kike ha estado malito, pero ya está mejor, en casa y recuperándose poco a poco», escribía Fabiola junto a una serie de fotografías en las que quedaba claro que su hijo ya tiene ganas de «fiesta». «Está muy trasto, se ve que le molesta menos y mantenerle quieto por las escayolas es misión imposible. Es un campeón».

Estas nuevas intervenciones han tenido que hacerlas por problemas derivados de la operación a la que le sometieron después de verano. Era una intervención necesaria para mejorar la movilidad de Kike, pero habían estado porstergándola hasta que no les quedó más remedio.

Siempre buscando el bienestar de su hijo

La operación a la que se tuvo que someter Kike tenía la finalidad de que el pequeño pudiera andar y moverse con mayor libertad, mejorando así su calidad de vida. La propia Fabiola nos explicaba en una entrevista en qué consistía: «El hueso crece pero la musculatura no porque está tensa de la espasticidad por su lesión cerebral».

«Los huesos se estaban deformando, tenía los pies curvados. Tenía dolores y dejó de intentar ponerse de pie. Eso hizo que se le saliera un poco el fémur de la cadera», explicaba. La operación fue un éxito y parecía que la recuperación, aunque lenta y complicaba, estaba dando sus frutos. Ahora, tras esta nueva intervención, tocará de nuevo ponerse manos a la obra.

Déjanos tus Comentarios