Eyeliner: tres trucos para que te salga perfecto

Eyeliner: tres trucos para que te salga perfecto

Hacer el eyeliner no resulta nada sencillo, pero hay ciertos trucos que pueden facilitar las cosas.

Una de las partes fundamentales de cada beauty look es el llamado eyeliner o raya del ojo. Un elemento del maquillaje que, con el paso del tiempo, se ha ido transformando según lo ha hecho la moda. De esta manera, podemos encontrar eyeliners muy marcados, como los que se llevaban en la década de los ochenta, o sutiles como los de los años cincuenta con el emblemático estilo pin-up.

Elijas el que elijas no es algo que resulte fácil de hacer si no controlas la técnica a la perfección. También, el tipo de producto que utilices influye en el resultado final. Rotuladores, lápices, delineadores en gel… Lo ideal es ir probando los diferentes formatos que existen en el mercado hasta dar con el indicado. Una elección muy personal, pues el producto que a tu amiga le puede parecer ideal para ti puede llegar a ser una auténtica tortura. En cualquier caso, lo que siempre facilita las cosas son los trucos para hacer que tu raya del ojo sea perfecta.

1. Utiliza una plantilla para tu eyeliner

Eyeliner: tres trucos para que te salga perfecto

Utilizar celo o plantillas es un truco básico de maquilladores profesionales. / Youtube: Ratolina.

Cada vez es más habitual ver en Instagram vídeos en los que las gurús de maquillaje utilizan celo para crear su eyeliner. Colócate una tira en cada ojo cuyos extremos vayan de la sien al comienzo de tu pómulo. Realiza una línea por encima del celo y continúa hasta el interior del ojo. El resultado será una línea perfectamente recta que podrás rellenar dependiendo del grosor que quieras conseguir. Además, si quieres usar una herramienta más profesional, en numerosos establecimientos venden plantillas e instrumentos orientados a este fin.

2. El truco de los puntos 

Eyeliner: tres trucos para que te salga perfecto

Si crees que tres puntos no son suficientes dibuja muchos a lo largo de la trayectoria de la línea. / Youtube.

Este truco es muy similar al anterior pues, al fin y al cabo, se trata de seguir una guía que te permita hacerte la raya del ojo sin torcerte. Lo primero que tienes que hacer es pintar un punto pequeño en la esquina exterior del ojo. Luego haz lo propio en el lugar en el que quieres que termine tu eyeliner, es decir, en el final de lo que sería el «rabillo».

Por último, haz un tercer punto en el párpado superior a ras de las pestañas, en el punto en el que quieres que tu eyeliner deje de ser «rabillo» y se mimetice con la línea de las mismas. Finalmente une los puntos de la manera más recta que puedas. Si consideras que tres puntos son insuficientes puedes ir dibujando más a lo largo de la trayectoria que vaya a seguir tu eyeliner.

3. La posición de la mano

Eyeliner: tres trucos para que te salga perfecto

Colocar la mano correctamente te garantizará un buen resultado. / Youtube: Ratolina.

Aunque no lo creas, una de las cosas que más influyen en que la raya del ojo salga bien o no es la forma de hacerla. Lo recomendable es sentarte y apoyar tu codo sobre una superficie plana. Coloca tu mano con el delineador en perpendicular al eje de tu cuerpo y no en paralelo. Es decir, no dibujes tu eyeliner desde arriba, sino de la misma forma en la que escribirías con un bolígrafo.

Ayúdate descansando tu dedo meñique en la mejilla, utilizándolo como punto de apoyo. Si aún así el resultado denota algún error puedes difuminar la parte final o fundirla con maquillaje para un acabado con algo de disimulo.

Déjanos tus Comentarios