Exfoliación: la clave de una piel radiante y un bronceado perfecto

Exfoliación: la clave de una piel radiante y un bronceado perfecto

La exfoliación es un básico para mantener la piel libre de impurezas y toxinas.

La exfoliación es la función natural de renovación celular que lleva a cabo la epidermis para eliminar las células muertas que se depositan en su superficie, así como las toxinas y las partículas contaminantes, entre otras sustancias. Sin embargo, con el paso de los años, este proceso se ralentiza, y es necesario completarlo de forma artificial, mediante una acción física, química o enzimática.

Es un paso indispensable en el cuidado tanto corporal como facial; renueva la epidermis para una superficie uniforme y favorece la penetración de los activos que se apliquen a continuación. Además consigue una piel sana, radiante y libre de impurezas, perfectamente preparada para la exposición al sol.

Cómo funciona

Exfoliación: la clave de una piel radiante y un bronceado perfecto

No solo es importante exfoliar la piel facial, también es necesario hacerlo con el resto del cuerpo.

El organismo dispone de dos mecanismos para deshacerse de toxinas y células muertas: a través del sudor y de la descamación o renovación celular. Un proceso que tiene lugar en su capa más superficial, y que en pieles sanas y jóvenes dura alrededor de veintiocho días.

Sin embargo, con el paso del tiempo empieza a ralentizarse por distintas causas (sobre todo, la edad y las agresiones externas), pudiendo durar hasta sesenta días. Cuando no se realiza correctamente aparecen diferentes problemas a nivel cutáneo que van desde la deshidratación al engrosamiento, la falta de luminosidad, las manchas… Dando lugar a un envejecimiento prematuro, tanto a nivel corporal como facial.

Tipos de exfoliación

Exfoliación: la clave de una piel radiante y un bronceado perfecto

Firmas como Kérastase tienen productos indicados para la exfoliación del cuero cabelludo. / Redes sociales.

La exfoliación física o mecánica se realiza con partículas de arrastre, que eliminan células muertas e impurezas por fricción, y suelen ser de origen natural y mineral (sal marina, azúcar, pepita de uva, cáscara de nuez moscada o coco…). En la exfoliación química y enzimática se aplican sobre la piel distintas sustancias que aceleran la renovación celular (AHA’S, enzimas).

La piel del cuero cabelludo también necesita exfoliarse para eliminar los residuos y células muertas que se depositan en ella. Para ello, existen productos específicos en el mercado. Por ejemplo, Fusio Scrub, de Kérastase, es un tratamiento inspirado en el cuidado de la piel que actúa como una limpieza facial para el cuero cabelludo.

Déjanos tus Comentarios