El enfado de Eugenia Martínez de Irujo con Fran Rivera

Eugenia Martínez de Irujo en una imagen de archivo.

Cayetana, la hija de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera, cumplió el lunes dieciocho años. Una fecha muy especial que la joven quiso celebrar posando junto a su padre en unas imágenes que se distribuyeron entre los medios.

Sin embargo, puede que estas fotografías no hayan sentado muy bien a todo el mundo. Tal y como se comentó en El Programa de Ana Rosa, su madre se podría haber sentido muy dolida con ellas. Y es que, aunque las imágenes se distribuyeron gratis para normalizar el rostro de Tana sin que nadie sacara partido económico, a la duquesa de Montoro le hubiera gustado que se hiciera todo de otra manera.

En las imágenes que han sembrado la polémica, vemos cómo Cayetana se ha convertido en una joven de gran belleza.

Y es que en las fotos solo se veía a Fran Rivera junto a su hija; de Eugenia, ni rastro. Una decisión que, según se afirmó en el programa, la única hija de la fallecida duquesa de Alba piensa que la deja en mal lugar; y es que puede dar a entender que Cayetana solo mantiene buena relación con el diestro. Algo que no es así, pues la joven reside con ella en Madrid y se llevan a las mil maravillas.

Según contaron, Eugenia se despertó el lunes con el rostro de su niña publicado en varios medios y se llevó un disgusto. Sonriente, la joven Tana posaba abrazando a su padre, mostrándose divertida. El enfado se le fue pasando a la madre, que al final de la jornada subía una foto a redes sociales felicitando a su única hija.

La bonita imagen con la que Eugenia felicitaba a su hija por sus dieciocho años/ Instagram.

Una relación rota

El torero y la aristócrata estuvieron casados cuatro años. A pesar de su divorcio, la duquesa y el torero mantuvieron una excelente relación… hasta 2012. Ese año, Fran quiso que su hija se trasladara a vivir a Sevilla con él; entonces pidió la custodia por vía judicial. Su argumento se sostenía en que Cayetana se lo había pedido, pero el juez no le dio la custodia completa.

Tras aquello, y aunque su hija continuó al cuidado de Eugenia en Madrid, la relación entre el hijo de Carmina Ordoñez y la que había sido su familia político se quebró por completo. Ahora que parecía que las aguas volvía a su cauce; aunque fría, mantenían una relación cordial. ¿Sembrarán estas imágenes de nuevo la polémica entre Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera?

Dejanos tus Comentarios