La nueva vida de Ernesto Neyra

Ernesto Neyra hablando con Toñi Moreno/ Telecinco. 

Durante años fue uno de los personajes más buscados de la crónica social. Su matrimonio con Carmina Ordóñez (que se extendió desde 1997 al 2000) le convirtió en un habitual del papel couché; algo que supo aprovechar, ya que recorrió los platós de distintas televisiones como tertuliano. Sin embargo, todo aquello se desmoronó cuando se separó de la madre de Francisco y Cayetano Rivera; ella le acusó de malos tratos.

Ahí comenzó el ocaso del bailaor ya que, a pesar de que aquella demanda fue desestimada, esa sombra siguió planeando encima de él. Sobre todo porque años más tarde fue su segunda mujer, la madre de sus hijos, Lely Céspedes, quien le acusó de lo mismo. Aunque fue absuelto, nada volvió a ser lo mismo; el andaluz perdió el hueco que se había hecho en la pequeña pantalla.

Esrnesto y Lely se casaron en mayo de 2002 y tuvieron tres hijos. a los que el bailaor no podía ver siempre que quería.

Una nueva vida para Ernesto Neyra

«Me han destrozado la vida. Tuve que irme a México para ganarme la vida. Mi madre, que ya ha muerto, sufrió mucho con las acusaciones«, aseguraba en Viva la vida, el primer plató de televisión que pisa desde hace casi una década; y es que ahora vuelve a la palestra tras un reciente juicio en el que se ha enfrentado a Kiko Matamoros y Makoke.

En este regreso explicó a Toñi Moreno que no le guarda ningún rencor a Carmina por aquel episodio. Y tampoco a Lely, con la que tiene una buena relación por el bien de sus hijos; de hecho, el año pasado se dejaron ver juntos en la playa, algo que disparó los rumores de reconciliación, pero él ha aprovechado para negarlo. Alegó además que pasaron ese día juntos en armonía con el fin de hacer felices a sus tres pequeños.

Déjanos tus Comentarios