Ernesto de Hannover, hospitalizado tras la boda de su hijo

Ernesto de Hannover durante un acto en Mónaco hace varios años, cuando vivía un matrimonio feliz junto a Carolina de Mónaco.

El príncipe alemán ha sido ingresado en Lima tras la boda de su hijo Christian de Hannover y Alessandra de Osma. El periódico ABC fue el primero en hacer saltar las alarmas sobre esta visita al hospital. Concretamente, a la Clínica Delgado, situada en el barrio Miraflores de la capital peruana.

Las celebraciones de su hijo y la abogada duraron en total cuatro días. Los invitados disfrutaron de los eventos y fiestas organizados por los novios desde el pasado jueves. Cuatro días de actos que habrían pasado factura al todavía marido de Carolina de Mónaco.

Los problemas de salud de Ernesto de Hannover

Alessandra de Osma y Christian de Hannover ya convertidos en marido y mujer en Lima.

Ernesto habría tenido que acudir al centro médico por una intoxicación alimentaria. Diferentes fuentes aseguran que el príncipe se sintió indispuesto tras probar uno de los platos ofrecidos por el cátering de la chef Marisa Guiulfo. Una indigestión que también habrían sufrido otros invitados por culpa de una especialidad peruana.

Se trata de un plato llamado tiradito. Una receta a base de pescado crudo, cortado en forma de sashimi y de aspecto muy similar al carpaccio. La empresa de catering señala que la indisposición de Ernesto de Hannover no tiene nada que ver con su ejecución. Argumentan que se debería a unos problemas de salud relacionados con el páncreas que arrastra desde hace años.

Las ausencias más sonadas

Carolina de Mónaco en Madrid, durante la ceremonia religiosa de don Felipe y doña Letizia.

El jefe de la Casa Real alemana, la dinastía Güelfa, ya ha sido ingresado en varias ocasiones por el mismo motivo; una de ellas el pasado verano durante sus vacaciones en Ibiza. Todo habría sucedido, según explica ABC el sábado, tras la ceremonia religiosa que tuvo lugar el viernes. Por ello no estuvo presente en la cena de gala que se celebró el sábado noche en el Museo de Osma. Su hijo Christian de Hannover acudió a verle al hospital antes de asistir a esta fiesta. Aunque, comprobado que todo evolucionaba de forma correcta, volvió a reunirse con sus invitados.

Una ausencia que recuerda a la de otra boda. Ernesto de Hannover protagonizó una de las «espantadas» más sonadas en la boda de los entonces Príncipes de Asturias. Su mujer, Carolina de Mónaco, hizo sola el paseíllo hasta la Catedral de la Almudena; templo en el que tuvo lugar el enlace de don Felipe y doña Letizia en 2004. Parece que las bodas reales terminan con el aristócrata alemán como protagonista…

Déjanos tus Comentarios