Elena Furiase, vacaciones familiares en Cádiz

Elena Furiase en la playa de Cádiz junto a su pareja, Gonzalo SIerra, y su hijo Noah.

Elena Furiase en la playa de Cádiz junto a su pareja, Gonzalo SIerra, y su hijo Noah.

Como cada año,Elena Furiase, en compañía de su pareja, el músico Gonzalo Sierra, y su hijo, Noah, se ha desplazado hasta la costa gaditana para dar comienzo a sus vacaciones estivales. Allí, los tres están disfrutando de unos días de descanso junto a la familia de la intérprete.

Tras pasar el confinamiento en Madrid, Elena la hija de Lolita Flores estaba deseando pisar las playas de Cádiz, donde siempre veranea junto a su familia. Elena y Gonzalo se lo están pasando genial en la playa con su pequeño Noah y parte de la familia de esta.

Elena Furiase, feliz y en familia, en las playas de Cádiz

Elena estuvo rodeada de varios familiares y amigos.

A esta jornada de playa se apuntó Pedro Lazaga, Guillermo Furiase y Antonio Carmona. 

Mientras que muchos famosos prefieren viajar a Ibiza, Elena Furiase y su familia siempre han sido unos incondicionales de Cádiz. Junto a su pareja, el músico Gonzalo Sierra, y su hijo, Noah, la hija de Lolita Flores se ha desplazado hasta el sur. “Al fin”, escribió la intérprete en sus redes junto a una imagen de ella tumbada sobre la arena de la playa de Zahora.

La pareja y su pequeño están disfrutando de unos días de arenas y mar junto al marido de su tía Rosario Flores, Pedro Lazaga, el cantante y gran amigo de la familia Antonio Carmona, y el hermano de Elena, Guillermo Furiase.

La intérprete se ha reencontrado con parte de su familia

La intérprete estuvo en todo momento muy pendiente de Noah, que es todo un torbellino.

La intérprete estuvo en todo momento muy pendiente de Noah, que es todo un torbellino.

Después de meses sin verse por culpa del COVID-19, los hermanos estuvieron charlando animadamente mientras disfrutaban de un relajado paseo con Noah en brazos. Allí vimos como Guillermo se derrite por su sobrino, ya que se mostró en todo momento muy peniente del más pequeño. Ambos estuvieron jugando durante bastante tiempo en la orilla del mar.

El pequeño, que este octubre cumplirá dos años, no paró de jugar en ningún momento junto a sus padres y su tío. Durante la jornada playera vimos como Gonzalo está totalmente integrado en la familia de su chica. Mientras que Gonzalo hablaba con su cuñado, Elena solo tenía ojos para el pequeño Noah, que estaba de lo más gracioso sin bañador y con una camiseta amarilla. 

Déjanos tus Comentarios