Los duques de Cambridge, en las regatas con sus hijos

Los duques de Cambridge han participado en las regatas, eso sí, en equipos diferentes

Los duques de Cambridge han participado en las regatas, eso sí, en equipos diferentes

Aunque los duques de Cambrige siempre se presentan como un sólido equipo, en esta ocasión eran rivales. Y de sobra es conocida lo mucho que les gusta competir (y ganar) a ambos por lo que la cosa pintaba divertida en las regatas, el ganador se llevaría el trofeo The King’s Cup, equivalente a la Copa del Rey en España.

En la competición participan ocho barcos, cada uno de ellos representando a una organización benéfica. Lejos de ir los dos con el mismo equipo, el príncipe Guillermo y Kate Middleton han competido para distintas organizaciones. El duque ha tenido más suerte en el agua que su mujer, pero ninguno de los dos ha conseguido la victoria.

Los duques de Cambridge, muy divertidos

Guillermo y Kate Middleton siempre se lo pasan genial juntos

Guillermo y Kate Middleton siempre se lo pasan genial juntos.

Siempre es un placer ver al príncipe Guillermo y Kate Middleton compartiendo espacio, la química entre ellos es más que evidente y pocas son las ocasiones en las que Guillermo no consigue sacarle alguna carcajada a su mujer. Esta vez no ha sido una excepción.

Sin embargo ellos no han sido los protagonistas de la jornada ya que, a bordo de un barco para familiares y bajo la atenta mirada de sus abuelos maternos, estaban George y Charlotte de Cambridge. Los pequeños fueron los grandes protagonistas del día ya que ambos mostraron su cara más natural.

George y Charlotte, los grandes protagonistas

George y Charlotte de Cambridge siendo niños

Los pequeños de la casa siempre acaban siendo las estrellas de la jornada.

Poco necesitó el príncipe George para robar todas las miradas. El pequeño no hace las cosas a medias y, si vamos a las regatas, qué menos que lucir una divertida gorra de capitán. Además, en las imágenes se puede apreciar cómo ya ha perdido algunos dientes, lo que sin duda añade ternura a la imagen del pequeño.

Charlotte viene pisando fuerte, ya que una travesura de la pequeña fue la gran protagonista de la jornada. Mientras se esperaba a que tuviera lugar la entrega de premios a los ganadores, que fue el equipo capitaneado por el aventurero Bear Grylls, Kate instó a su hija a saludar a la prensa y los allí presentes. La niña tenía otros planes ya que, ni corta ni perezosa, sacó la lengua a todos los presentes consiguiendo una carcajada general y una regañina de su madre.

Déjanos tus Comentarios