El director de «El Hormiguero» revela las condiciones que puso Isabel Pantoja

Isabel tenía una razón de peso

Isabel Pantoja batió todos los record en El Hormiguero, la noche del 30 de enero. Más de cuatro millones de espectadores se pegaron a la pantalla para escuchar,  la que prometía ser la entrevista del año.

Sin embargo, todo quedó en promesa porque la tonadillera no soltó prenda de su estancia en prisión, una información privilegiada que hacía las delicias de todos la audiencia y medios de comunicación.

Tras la entrevista, pactada y grabada horas antes de su emisión, muchas fueron las preguntas que azotaron a los que veían en ese momento el programa: ¿Cuáles fueron sus exigencias?, ¿Por qué no ha hablado abiertamente y sin códigos de la cárcel? ¿Por qué se ha venido a vivir a Madrid? ¿Por qué vende Cantora? Pues bien todo tiene una respuesta.

Ha sido el director del espacio, Jorge Salvador, quien ha resulto todas las dudas. Lo ha hecho en el programa de radio Lo Mejor que te puede pasar de Melodía FM.

Lo ha contado todo

Haciendo suya la famosa frase de Don Quijote, se refirió a la cárcel como «aquel sitio de cuyo nombre no quiero acordarme» y, en efecto, no se acordó porque no hizo alusión alguna al año y medio que pasó en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), por blanqueo de capitales.

Jorge ha dado la explicación: “Ella lo pasó tan mal, pero tan mal, en la cárcel que para ella nombrarlo es como para una familia que ha tenido un cáncer que no quiere hablar de ello, intenta que esa palabra no pase por su mente. Esa palabra es tabú para ella”. Y añadió: “Nos dijo que no hablaremos de esto porque iba a estar llorando todo el rato”.

La cantante Isabel Pantoja y su hermano Agustín Pantoja en la cárcel de Alcalá de Guadaira

En cuanto al caché dejó claro que: “No cobró nada, al igual que todos los famosos que vienen. Hay que decir que fue Isabel Pantoja quien decidió venir, nosotros no hicimos una llamada. Fue ella la que eligió el programa”.

¿ Y las excentricidades del artista en el camerino? Es muy sencilla y no pidió nada: “Una de las cosas que pidió era cantar en directo y poquito de comida para después de los ensayos. Nosotros dijimos que sí y nos avisaron de que iban a venir  100 personas a tocar y no había sitio en el plató, pero decidimos meterlos en el de al lado”.

Déjanos tus Comentarios