David Delfín nos dice adiós tras una dura lucha

David Delfín

En octubre de 2016, uno de los pocos eventos a los que ha acudido en este último año

No pudo ser. El diseñador David Delfín nos ha dejado tras una dura lucha contra los tres tumores cerebrales que le fueron diagnosticados en enero de 2016. Solo tenía 46 años. Su pareja, Pablo Sáez, se despedía así en las redes sociales.

 

Vamos a suponer que digo verano, escribo la palabra «colibrí», la meto en un sobre y la llevo colina abajo hasta el buzón. Cuando abras la carta te acordarás de aquellos días y lo mucho, muchísimo que te quiero.

Una publicación compartida de ✨🐥💕🐬✨ (@pablo.saez) el

En un evento relacionado con el VIH en septiembre del año pasado, comentaba: “A ver si no me atranco mucho hoy porque tengo algunos problemas con el habla”, decía nada más coger el micrófono. Una advertencia que más tarde ampliaba explicando que uno de los tumores le ha afectado tanto al habla como a la movilidad de la parte derecha de su cuerpo. “No puedo escribir y con la pierna y el pie de ese lado tengo algunas dificultades».

David Delfín

La muerte de Bimba Bosé a principios de este año le dejó destrozado

Te quiero. Siempre.

Una publicación compartida de Mario (@mariovaquerizooficial) el

La dignidad ante la enfermedad

El amor y el trabajo han sido el verdadero motor para David. Seguía apostando por mantenerse activo aunque hubiera momentos en los que tenía que luchar fuertemente por no quedarse en la cama. “Hay veces que me quedaría en el cama pero hago el esfuerzo por salir”, reconocía. Siempre quiso lanzar un mensaje a todas aquellas personas que se encuentran ante una situación similar: “Intentar llevarlo bien y no rendirse a la enfermedad. No me gusta nada, me parece poco atractivo”. Optimismo que daba normalización a una grave enfermedad que ha podido con él. Descanse en paz al lado de su gran amiga, Bimba Bosé.

 

Capilla ardiente en el Museo del Traje de Madrid

Así se ha anunciado desde la ACME, la Asociación de Creadores de Moda de España:

Todos los que formamos parte de la Asociación Creadores de Moda de España (ACME) lamentamos profundamente el fallecimiento de nuestro querido amigo y compañero David Delfín. En estos duros momentos, no podemos más que dar todo nuestro apoyo y afecto a su pareja, familiares y amigos.

Resulta muy difícil para nosotros tener que despedirnos de forma tan prematura de una persona excepcional y un profesional único al que queremos y admiramos enormemente. David entró a formar parte de la familia de ACME en 2005, donde supo ganarse todo el cariño y respeto de sus compañeros de profesión. Muy comprometido con la defensa de los intereses de los diseñadores de moda españoles, formaba parte de la junta directiva de esta Asociación desde 2010.

Su extraordinario talento y creatividad revolucionaron el diseño nacional desde el nacimiento de su firma Davidelfin, un proyecto multidisciplinar que creó en el año 2001, junto con los hermanos Postigo y Bimba Bosé, y que sin duda marcó un antes y un después en la moda española. El creador malagueño llegó a la moda a través de la pintura, usando prendas militares como soporte para sus obras. En el año 2002 presentó su primera colección en la entonces llamada Pasarela Cibeles y en 2009 dio el salto internacional debutando en la New York Fashion Week, donde participó durante cuatro temporadas.

Su inconfundible sello ha quedado marcado en la historia de nuestra moda. Siempre inquieto, su creatividad saltó de las pasarelas a sectores como la óptica, la decoración e incluso la joyería, donde realizó colaboraciones con la mítica casa Suárez y la diseñadora Helena Rohner. Plasmó su característica identidad de marca en numerosos y diferentes proyectos de diseño gráfico, como la creación del nuevo logo Alimentos de España. También destaca su faceta como creador de vestuario para artes escénicas, trabajando para la Compañía Nacional de Danza o para la película ‘Los Amantes Pasajeros’ de Pedro Almodóvar… Una creatividad sin límites que le hizo valedor del Premio Nacional de Diseño de Moda en 2016.

Su gran valentía ha quedado reflejada en todos y cada uno de sus proyectos profesionales, pero también en la lucha que en este último año ha mantenido contra su enfermedad. Con él se va un pilar fundamental de esta gran familia de la moda española. Una pérdida irreparable que nos llena de tristeza.

Su sentido del humor, simpatía, amabilidad y cercanía estarán siempre en el recuerdo de todos los que hemos tenido la inmensa suerte de compartir momentos con él.

Descansa en paz, compañero.

  • La capilla ardiente quedará instalada en el Museo del Traje de Madrid.

Déjanos tus Comentarios