Las increíbles revelaciones del exchofer de David Bisbal y Elena Tablada

David Bisbal y Elena Tablada cuando eran una pareja feliz.

La caja de los truenos está abierta. Las polémicas declaraciones en las que Elena Tablada deja en muy mal lugar a David Bisbal no han dejado indiferente a nadie. A pesar de que el almeriense ha optado por el silencio ante las críticas durante estas semanas, los que le rodean sí han hablado. Su madre, María Ferre, y su mujer, Rosanna Zanetti, fueron las primeras en defenderle públicamente.

Ahora ha sido el que fuera chófer de Bisbal y Tablada el que ha dado su versión acerca de este espinoso asunto. Carlos Phillip Llopi se encargaba de los traslados de la familia mientras que su exmujer, Anabel, fue contratada como niñera de Ella. Dos trabajos que les permitieron formar parte del día a día de la expareja. Así, en una conversación con El Español han dado su versión de los hechos.

David Bisbal, un hombre familiar

David Bisbal

“Elena es déspota y fría. Es una señora que nunca ha querido a David. Todo fue una mentira. Sin embargo, él es un buenazo, un artista tan grande que no sabría ni cómo describirlo”, comenzaba a decir este hombre que estuvo dos años y medio formando parte del personal de servicio del concursante de la primera edición de Operación Triunfo.

David Bisbal se desvivía por Ella, daba la vida por su hija. Pero él se dio cuenta de que Elena no lo quería. Con su hija David fue un grandísimo padre y, cuando yo estaba con la pequeña, me decía que la cuidara como oro en paño, que era lo mejor que tenía”, recuerda este hombre de origen cubano.

Una inesperada versión

Carlos no solo ha tirado por tierra la versión que da Tablada de los hechos sino que ha revelado cuáles fueron los verdaderos motivos de la ruptura. “Creo que la ruptura vino porque él se encontró en la piscina un permiso de conducir que se le había caído a un amigo de Elena de Florida al que él no conocía”, relata.

“Cuando David se iba a trabajar, ella hacía fiestas de tres o cuatro días. Me llegó a ofrecer 500 euros para vigilar con el coche para que no se acercara ningún fotógrafo. Me pedía que no se enterara de los 500 euros ni David ni su hermana María del Mar, que es quien pagaba las nóminas al servicio. Además, se gastaba más de 7000 euros en ropa, explica.

Déjanos tus Comentarios