Cómo cuidar tu piel durante el verano: consejos y trucos

Cómo cuidar tu piel durante el verano: consejos y trucos

Cómo cuidar tu piel durante el verano: consejos y trucos

Como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Este verano, entre vacaciones y viajes, protege la salud y la belleza de tu piel para que, a la hora de la rentrée, no tengas que lamentar los daños.

Durante el verano, la piel se ve expuesta a todo tipo de agresiones; la más evidente es la acción de las radiaciones solares, sin embargo, no es la única. La deshidratación, el mayor enemigo de la piel en época de calor; los cambios de temperatura o la sequedad son solo algunas de las que debes tener muy en cuenta si no quieres que las vacaciones (y la época estival en general) te pasen factura.

En los meses de verano, la piel se expone a una serie de riesgos que hay que mantener a raya. Además de protegerla sistemáticamente de la radiación solar con un protector de amplio espectro (que actúe frente a los rayos UVA, UVB e IR), es fundamental mantenerla hidratada durante todo el día, pues los aires acondicionados, el sudor, los cambios de temperatura y, por supuesto, el calor, la deshidratan profundamente.

Cambio de rutina

Cómo cuidar tu piel durante el verano: consejos y trucos

Los viajes son uno de los mayores enemigos de nuestra piel. Por la falta de rutina, solemos dejar de prestar atención a sus necesidades básicas. Sea cual sea el destino de tus vacaciones, no olvides los básicos de belleza -limpieza e hidratación- y llévalos siempre contigo.

¿Alguna vez te ha parecido que tu tratamiento habitual, tanto el de día como el de noche, no te sientan igual en los meses de calor? Si la respuesta es sí, y si al aplicarlos notas la piel pesada, sobrecargada e incluso con sensación “pegajosa” cuando hace semanas no te ocurría, el diagnóstico está claro: es el momento de cambiar de tratamiento y optar por una versión más ligera y fresca.

El gel fluido, la loción o incluso la textura sorbete son las mejores opciones. Si los guardas en el refrigerador, maximizarás la sensación de frescor al aplicarlos.

Cloro y salitre, tus peores enemigos

Cómo cuidar tu piel durante el verano: consejos y trucos

Durante los meses estivales nos solemos refrescar siempre que podemos; ya sea en la playa o en la piscina, disfrutamos de un chapuzón sin pensar en nada más. Sin saberlo, cometemos un gran error. Tanto el cloro presente en el agua de la piscina como el salitre en el mar son grandes enemigos de nuestra dermis. La solución para evitar la aparición de problemas en nuestros rostro durante el verano es mantener siempre una correcta higiene al volver de nuestro baño.

Limpiar la piel a conciencia y aplicar una buena crema hidratante que incluya complejos regeneradores ayudará a que esta no se reseque y no pierda ni un ápice de su luminosidad. También ayudaremos, por otro lado, a conservar perfecto durante más tiempo el tono moreno adquirido durante las vacaciones.

Cuidado con el sol

Cómo cuidar tu piel durante el verano: consejos y trucos

Precisamente el sol es el otro gran factor a tener en cuenta en lo que a salud de nuestra piel se refiere. La acción de los rayos solares UVA y UVB (entre otros) en nuestra piel no solo provocarla aparición de antiestéticas manchas solares, también contribuye a acelerar el envejecimiento prematuro de la piel y favorece la aparición de arrugas y problemas como la sequedad.

Para evitarlo, es necesario que protejamos de forma correcta rostro y cuerpo. Usar siempre protección solar es indispensable, además de aplicar hidratante cada noche. Un buen truco dos por uno es usar una crema facial son SPF cada mañana.

¡No te olvides de la exfoliación!

Aunque existe la creencia de que en verano no se debe realizar esta práctica en la piel porque se pierde el moreno, la realidad es otra. Eliminando las células muertes y capas sobrantes de la piel, el tono bronceado durará mucho más y lucirás luminosa y radiante. Lleva a cabo tu rutina exfoliante una o dos veces por semana, tanto en el rostro como en el cuerpo.

¿Un truco casero? Mezcla sal gorda con el zumo de medio limón y una cucharada de aceite de oliva, aplícalo en tu piel masajeando de forma suave y luego aclara con agua fría. ¡Te encantará el resultado!

Déjanos tus Comentarios