Cuello y papada: cómo cuidar las zonas más delatoras de la edad

Cuello y papada: cómo cuidar las zonas más delatoras de la edad

Te contamos cómo cuidar tu cuello y tu papada.

El proceso de envejecimiento, así como los factores genéticos y el aumento de peso hacen que la piel del cuello ceda y la grasa se acumule bajo el mentón, dando lugar a la papada. Pero no sufras: hay solución.

Es peor en las mujeres

Tanto en el hombre como en la mujer, la zona del cuello es muy frágil; y es donde antes empieza a notarse el paso de los años. La doctora Antonia Martínez Inglés, Directora Médico General de Hedonai, nos explica por qué. “Con la edad se tiende a aumentar de peso y a nivel facial, la papada es la zona donde hay un mayor depósito de grasa. Además de esto, la pérdida de tensión por la disminución de ácido hialurónico en el organismo conduce a una disminución de la producción de elástina y colágeno; lo que hace que se note más la flacidez y disminuya la calidad de la piel, provocando arrugas finas en el cuello, lo que le da un aspecto deslustrado y envejecido”, afirma.

Cuello y papada: cómo cuidar las zonas más delatoras de la edad

“En las mujeres la edad más crítica es la premenopausia. En ella, los desarreglos hormonales provocan un aumento de peso generalizado y mayor sequedad cutánea, lo que favorece que los signos de la edad se hagan más evidentes en estas delicadas zonas”, afirma la doctora.

Soluciones para cuello y papada en consulta

Una vez establecida la papada y/o la flacidez, la doctora recomienda la mesoterapia con productos lipídicos; hidratantes (polivitamínicos, ácido hialurónico, silicio orgánico); y reafirmantes, que consiste en múltiples micropinchazos que reducen los depósitos grasos y mejoran el aspecto de la piel. Y se puede combinar con radiofrecuencia para reducir la grasa y reafirmar los tejidos.

Allergan presenta su estudio sobre los tratamientos con ácido hialurónico.

Se recomienda un tratamiento de choque de 6 sesiones de cada técnica, una por semana, seguidos de un mantenimiento de una sesión mensual. (Mesoterapia, desde 120€/sesión. Radiofrecuencia, 59 €/sesión). Para tratar la flacidez leve, los hilos tensores ofrecen muy buenos resultados. (1 sesión, cuyos efectos duran hasta un año, desde 160 €-480 €).

Lo mejor es prevenir

Los cuidados de la piel de estas áreas tienen que ser muy tempranos; incluso desde siempre, recomienda la experta. Una buena crema hidratante diaria retrasa el envejecimiento de la piel y prevenir el aumento de peso evitará llegar a una papada irreversible; que solo se podrá tratar con la liposucción y el lifting (si la flacidez es importante). Las claves para evitar la cirugía son la prevención y el cuidado cosmético diario.

Déjanos tus Comentarios