Cristina Tárrega: seducción a flor de piel

Tiene fama de mujer aguerrida, pero en las distancias cortas, Cristina Tárrega disuelve esa agresividad y se convierte en una interlocutora que abre su corazón a LOVE. Presentadora de televisión, experta en temas de belleza y nutrición, su último libro, Por y para mí, es un compendio de consejos para lograr una vida más positiva y más sana. Según confiesa: “Me gusta meterme en los laboratorios y jugar con los tubos de ensayo. No di nota para ser química ni médica; es mi profesión frustrada”.

1-TARREGA-tarrega_3

Vestido azul de DIANE VON FURSTENBERG para T&K (Valencia). Sandalias fucsia de LUIS ONOFRE. Joyas de SAN EDUARDO. Para un rostro perfecto, Forever Youth Liberator de YSL.

 

 

 

 

 

3Tarrega-tarrega_7

 

Vestido granate de MARCHESA para T&K (Valencia) que combina con sandalias de CARMEN STEFFENS y joyas de RABAT. Para un toque de color en los labios, el nuevo Vernis à Lèvres Rebel Nudes, de YSL

“Me pongo prendas elegantes y sexies. La estilista y diseñadora Pilar Pau me ha enseñado muchas cosas. Me gusta la moda de siempre, soy muy de Valentino, de Diane von Furstenberg, de Plein Sud y de la moda española”

 

 

 

 

 

 

 

 

4-Tarrega-tarrega_1

Vestido morado de MARCHESA para T&K (Valencia). Joyas de SAN EDUARDO. Consigue un acabado perfecto en tu maquillaje con el fondo en sérum Forever Youth Liberator, de YSL.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ésta es la entrevista que nos concedió:

PREGUNTA: Fuiste una niña poco normal…

RESPUESTA: Era muy inquieta, muy chicazo, muy sana, y sigo siéndolo. No he probado el alcohol en mi vida y jamás he cometido excesos.

P: ¿Cómo es la Cristina que conocen sus íntimos?

R: Una Cristina renovada, que ya se sienta frente al espejo y se da cuenta de que no es una niña. Que lleva mucho peso en su espalda, satisfacciones y cosas muy duras, que tiene un espíritu muy joven… Ha quedado olvidada aquella chica a la que era fácil traer y llevar. Desde hace mucho tiempo, tengo opinión propia, y la hago constar. En los momentos difíciles, me crezco. Cuando las cosas van mal, sale lo mejor de mí, soy muy ave fénix. Pero en el día a día, soy una mujer sensible. Es decir, Cristina es una y “la Tárrega” otra. La primera sale en las distancias muy cortas y con aquellos que de verdad no me miran como una persona de la tele. Soy muy sensible y tremendamente “padecedora”.

P: ¿También como madre?

R: Muchísimo. Y muy exigente con mi hijo en lo que se refiere a los estudios. Me da miedo que Marco llegue a la adolescencia, porque, cuando veo por la calle un botellón, pienso que más adelante, lo voy a vivir yo con mi hijo. El niño es mi punto débil.

P: ¿Cómo reaccionarías si Marco viniera antes de su mayoría de edad para decirte que va ser padre?

R:Intentaría no encolerizarme y le ayudaría en lo que fuera.

P: El único hombre ante el que te cuadras es tu padre.

R: Sí, el único. Es un hombre muy rígido, es tan duro conmigo que no me pasa ni una. Ha habido épocas en las que le tenía mucho miedo, pero otras, de mucha cercanía entre los dos. Hoy siento por él un gran respeto. Ha sido el leitmotiv de mi vida, por su esfuerzo para salir adelante, su inteligencia y sus códigos de conducta. El otro día le dije que si no fuera por él, yo no hubiera aguantado muchas cosas. Que he llegado hasta aquí para no defraudarle.

P: A tu progenitor no le gustó que entraras en el mundo de la música cuando eras una adolescente…

R: Para nada. Pero no le hice caso y formé un grupo que se llamaba Mamá ya lo sabe, en clara alusión a que mi madre estaba al tanto de todo. Hoy ya no canto, pero compongo para otros artistas y firmo con seudónimo. En la música encuentro la templanza, es muy importante para mí.

P: ¿Alejandro Sanz es muy especial para ti?

R: Es como mi hermano. Le quiero muchísimo. Y Bisbal, David DeMaría, Dani Martín, Malú, Antonio Carmona, Lolita, Rosario… son grandes amigos.

P: Admiras tanto a Santiago Segura que te convenció para debutar como actriz en una de sus películas.

R: Sí. Santiago y José Mota son mis hermanos de la sonrisa. Me dicen que tengo una vis cómica que no me han  sabido sacar en la tele. Al final me voy a tener que plantear en serio lo de ser actriz. Pero solamente con ellos dos.

P: ¿Te gusta o te molesta que te imiten?

R: Si no eres imitada no eres nadie. Y a mí me han imitado desde José Mota a Santiago Segura, pasando por Florentino Fernández o “Los Morancos”. Al principio no lo llevas bien, pero luego te das cuenta de que forma parte de esto.

P: Trabajas con Ana Rosa Quintana en Tele 5, pero tu meta va más allá de depender de una jefa.

R: Me gustaría hacer un formato de programa muy concreto, donde haya secciones de ayuda a los necesitados, emociones, sensaciones, cambios de imagen, autoestima, y dirigido muy hacia la juventud.

P: Tu hijo Marco te dice que no quiere más hermanitos, que eres solamente para él y para su padre, para nadie más. ¿Tú sueñas con tener una niña?

R: En ese sentido, son muy egoístas los dos. Mi marido es maravilloso en todo, pero le cuesta entender que quiera ser madre de nuevo. La decisión de que solamente hayamos tenido un hijo fue suya. Debe ser que, como sufrí un aborto con cinco meses y medio de embarazo, y quedé muy traumatizada… le dará miedo que suceda lo mismo. Pero yo no descarto una futura maternidad en absoluto. Mi niña tiene que venir a este mundo. Es uno de mis grandes deseos.

P: Mami es entrenador y se mueve de un lugar a otro. ¿Cómo se lleva un matrimonio a distancia?

R: Es complicado. El año pasado fue muy duro para mí, porque mi marido estaba lejos casi todo el tiempo. Me cuesta mucho dormir sin él. Es como un castigo, me quita la tierra de los pies. Mami es mi refugio.

P: Tuvisteis una grave crisis.

R: Y conseguimos salvarla. Nada es como una balsa de aceite, tampoco la pareja. Nadie apostaba por nuestro matrimonio, y aquí seguimos. Reconozco que sufrimos las crisis de los siete y de los 14 años de casados.

P: Nunca fuiste una mujer sumisa.

R: Jamás. Mami me sabe llevar muy bien. Supongo que en su momento le hubiera gustado meterme en una jaulita de oro, pero sabía que eso habría durado dos minutos. Desde el principio, nos dejamos las cosas muy claras el uno al otro. Nuestro matrimonio es como una sociedad con sus estatutos muy claros. Hay cosas que uno no puede hacer sin el voto del otro.

P: ¿Has tenido muchos novios?

R: Antes de Mami, solamente hubo tres hombres en mi vida, novios de los que no se conocieron sus nombres, pero que fueron más famosos que mi marido. Alguno de ellos, extranjero.

P: Lo de tu esposo fue un flechazo televisivo…

R: Me han contado que cuando me vio por primera vez se prometió a sí mismo que tendría algo conmigo. Estuvimos seis meses saliendo como amigos y, al final, me conquistó. Un día, cuando salíamos de un restaurante, de celebrar mi cumpleaños, me pidió matrimonio. Me pilló tan a traspiés, que no sabía que hacer, y les pregunté a los amigos que estaban allí, y todos me recomendaron que diera un “sí”, que Mami era el mirlo blanco de mi vida. Nuestra boda fue fantástica, en Cádiz, en diciembre del ‘99. Actuaron “Los Morancos”, Rosario…

P: ¿A una pareja hay que contarle todo?

R: No. Para qué…

P: ¿Qué le ocultas a la tuya?

R: Esas cosas que no quiere oír o no le interesan. El matrimonio es como una asignatura que hay que ir aprobando cada día. Mami respeta mucho mi espacio, y yo, a él, el suyo. Y nos respetamos muchísimo.

P: ¿Ves vuestro amor para toda la vida?

R: Es mi proyecto actual de vida. Por el camino habrá mariposas para todos, pero hoy por hoy, somos muy felices. Es el mejor esposo y padre…

P: ¿Podrías perdonar una infidelidad?

R: Hay que verse en la situación. ¿Habría que tirar por la borda una vida matrimonial por un desliz? Creo en el amor de una forma relajada y feliz, sin tensiones, sin presiones… Lo que no perdonaría es una deslealtad.

P: ¿Dónde te “escondes” cuando te enfadas con él?

R: Mi cocina es muy grande, y su pista de paddle, también.

P: Los futbolistas tienen fama de ligones. ¿Celosa?

R: Los celos son una enfermedad y acaban convirtiéndose en un círculo vicioso horroroso. No hay que darles de comer para que crezcan, pueden contigo.

P: ¿Quienes son tus ídolos?

R: Cuando era pequeña, admiraba profundamente a Raffaella Carrá y a Rosa María Mateo, y con las dos conseguí trabajar en la tele. De hecho, Raffaella fue mi madrina en mi debut en la pequeña pantalla.

P: Una de las situaciones más difíciles a las que te has enfrentado en un plató fue un choque dialéctico brutal con Mercedes Milá.

R: Adoro a Mercedes y te hace disfrutar cuando la entrevistas. Sabe que podemos ponernos contra las cuerdas, pero que luego, a la tempestad le sigue la calma. Somos dos tías con un par de narices.

P: ¿La Cristina de hoy en día tiene que ver con aquella que vendía un cierto morbo en la tele nocturna?

R: Aquella no se parece en nada a la que tienes delante. Hoy, quiero fusionar mi primera juventud, sin perder mi esencia, sabiendo que entro de lleno en la veteranía. Estoy en un momento en el que no me tomo las cosas tan a pecho. Todo pasa. Lo más importante es poderme sentar con gente que valga la pena. Tener un patrimonio humano es indispensable. Y no me gusta dejar ni heridos ni cadáveres por el camino

Déjanos tus Comentarios