Courteney Cox (Mónica en Friends) reniega de su pasado

Courteney-cox

Courtney Cox no se reconoce. Se arrepiente de las operaciones estéticas a las que se sometió en el pasado y ha querido dar marcha atrás para volver a ser la que era. La actriz de 53 años quiere recuperar la versión más natural de si misma y luchar contra la eterna juventud que la sociedad parece exigir a las mujeres.

La actriz ha renunciado a las inyecciones de botox y además ha acudido a su médico para que disuelvan sus implantes faciales. Tras aceptarse a si misma, ya no parece preocupada por su rostro: «no son arrugas, son líneas de expresión».

Cumplir años en Hollywood

Hollywood es un lugar complicado para todas aquellas actrices que ya han cumplido los cuarenta. Por suerte parece que algo está cambiando porque las estrellas ya no están dispuestas a someterse a las pautas de la industria. No es la primera vez que una actriz modifica sus rasgos para parecer más joven y seguir trabajando. Cansadas de ser juzgadas, parece que ha llegado el momento de rebelarse.

Nicole Kidman es también ejemplo de esto mismo. Cansada de intentar llegar a una meta inalcanzable, optó por aceptarse a si misma y que los demás la aceptaran también. Igual que Courteney, dejó el botox y apostó por si misma.

No le importaría ser madre

courteney-novio

Además de hablar abiertamente sobre su cambio físico, Courteney tampoco dudó en expresar su deseo de ser madre de nuevo junto a su pareja Johnny McDaid. «Sé que puede parecer una locura» explicó en una reciente entrevista, «pero me encantaría volver a ser madre, con Johnny, por supuesto. Es algo que disfrutaría muchísimo».

Ambos llevan juntos desde 2014 y la relación parece más solida que nunca. Atrás quedaron las dudas de la actriz sobre esta relación, ya que la diferencia de edad le hacía sentirse insegura (ella es 13 años mayor que él). Ahora en cambio, se encuentra feliz en su piel y en su cuerpo y eso hace que su relación sea más estable.

 

Déjanos tus Comentarios