Cosmética ecológica, ‘cruelty-free’ o vegana ¿quién es quién en tu neceser?

cosmética ecologica

La cosmética ecológica presenta nuevas formas de cuidarse que ganan cada vez más adeptos entre los consumidores./ Redes Sociales.

Las firmas de cosmética y maquillaje se llenan de sellos y certificaciones. El neceser, como pasa en muchos armarios, se convierte así en toda una declaraciones de principios, existiendo propuestas adaptadas a cada estilo de vida. A los básicos sobre tipo de piel, ritmo de vida o colorido se suman tres opciones casa vez más habituales: la cosmética ecológica, cruelty-free (libre de crueldad animal) y vegana.

Tres tipos de cuidados que aunque puedan parecer lo mismo no lo son. Primero, hay que aclarar que aunque el termino cruelty-free este más en boga que nunca ya se utiliza desde hace décadas por marcas más pequeñas y alternativas. Para ello, tanto el producto final como todos los ingredientes que contiene no pueden haber sido testados en animales.

Legislación cruelty free

cosmética ecologica

Una opción que es obligatoria en la Unión Europea, la de estar libre de crueldad animal, desde 2013. El Parlamento europeo inició en 2003 una directiva con la que se prohibía «la experimentación en animales de cualquier producto cosmético o ingrediente de este dentro de la Unión Europea. Así como la venta en suelo europeo de cualquier producto cosmético que contuviera ingredientes testados en animales«.

Lo que quiere decir que todo lo producido y vendido en nuestro país debe ser cruelty free. Una máxima por supuesto cumplen firmas ecológicas y de cosmética natural, aunque no sean lo mismo. La ley establece tres categorías de certificación en este campo. La primera y la segunda serían las propuestas que se pueden llamar cosmética natural: hasta el 90% de sus ingredientes de origen ecológico. Mientras, la cosmética ecológica (también llamada orgánica o bio) tiene entre  90% y 100% de sus ingredientes ecológicos.

Descubriendo la cosmética ecológica

cosmética ecologica

El contorno de ojos de Vera& The Birds saltó a la fama tras una mención de Laura Escanes. /Redes Sociales.

La firma española Såper, con certificación de alta cosmética ecológica y ubicada en la localidad de Casa Uceda en Guadalajara, nos explican que «los ingredientes ecológicos son los que tienen mayor cantidad de vitaminas, oligoelementos y poder antioxidante». Dado que son ingredientes de primer prensado en frío. Por lo que mantienen mejor todas sus propiedades y protegen mejor la piel de daños como la contaminación.

Una forma de vida que se extiende también a la producción de estas marcas. Por ejemplo, la firma alicantina Vera & the birds destaca como «la industria convencional desecha cientos de toneladas de químicos que contaminan suelos, mares y acuíferos y ponen el peligro la vida vegetal y animal». Por ello, la filosofía que denominan clean beauty (belleza limpia) aboga por productos sostenibles, biodegradables y respetuosos con el medio ambiente. Una máxima que también siguen firmas como Sundara Bio, con certificación ecológica.

«Elaborar productos que cuidan el medio ambiente»

cosmética ecologica

Aunque existen varios organismos para certificar los cosméticos el más común es ECOCERT. /Redes Sociales.

Laura de Castro, experta en esta materia desde su web «Reto compra sostenible», asegura que es fundamental ser consciente del impacto social y medioambiental que generan los productos no sostenibles.  Se trata de «elaborar productos que cuidan el medio ambiente, a las personas y fomentan el reparto de riqueza equitativo», nos explica Laura. Por su parte la cosmética vegana es aquella que no contiene ni ingredientes animales ni derivados de estos.

Eliminando de su composición ingredientes como la gelatina, la miel o la leche. Así lo hacen propuestas como Cosmética Valentina, una pequeña firma gallega que dona el 100% de sus beneficios al santuario animal Vacaloura, o Terai Cosmética en Bilbao. Sí conviene recordar que existen ingredientes, especialmente en tratamiento y cuidado de la piel, que pueden testarse en animales. La Unión Europea los incluye en un apartado especial al relacionarse con la salud.

Déjanos tus Comentarios