Cósima Ramírez: el verdadero motivo que le ha hecho seguir los pasos de su madre

Cósima Ramírez es un rostro habitual en los eventos sociales de Madrid.

Pasó buena parte de su infancia estudiando en los mejores centros internacionales. Tras terminar la carrera de Historia en la Universidad de Brown, Cósima Ramírez regresó a nuestro país y decidió incorporarse a la empresa de su madre, Ágatha Ruiz de la Prada. En ella ocupa el puesto de Jefa de Relaciones Internacionales de la marca.

«No tengo una posición definida. La maravilla y lo divertido de trabajar en un negocio familiar es que hago de todo. Puedo entretener a los embajadores de un país en un evento exclusivo o fregando suelos en la tienda. Hago un poco de todo. El no tener rutina y colaborar con todo tipo de proyectos me manteniente muy interesada en esto; si solo fuese moda, para mí no tendría sentido», nos explicaba la joven.

Un ejemplo a seguir para Cósima Ramírez

«Ágatha no varía mucho como madre y como jefa. Es divertidísimo estar tanto tiempo juntas, pero también agotador. Además, no hay división entre los problemas del trabajo y los de casa. Ella es todoterreno, su vida es el trabajo pero, al ser divertido y variopinto, no se considera trabajo. Mi madre es de naturaleza hiperactiva y tenerla tanto en casa como en el trabajo te obliga a hacer mucho trabajo. Eso es positivo pero también cansa», decía con gran sentido del humor.

Formar un equipo ha hecho que Cósima y su madre tengan una relación más estrecha, algo con lo que ambas están encantadas, especialmente tras su divorcio. De hecho, la joven dice que le gustaría parecerse a la carismática catalana. «Me encantaría heredar su energía y su fuerza natural, es una mujer imparable y hecha a sí misma. Es algo que admiro y un gran ejemplo», confesaba.

El corazón dividido

Cósima no solo tiene como referente a su madre, también admira mucho a su padre, Pedro J. Ramírez. Y aunque ahora ha decidido no seguir los pasos del periodista, lo cierto es que no descarta probar suerte en un futuro y convertirse en compañera del que fuera fundador y director del periódico El Mundo.

«No es que me interese más la moda que el periodismo, pero he considerado que podía aportar y ayudar más en Ágatha. Tengo ilusión de seguir colaborando en la prensa porque es una oportunidad de dar mensajes positivos. No descarto meterme en eso más adelante. Al salir de la universidad consideré que era demasiado poco seria para cuestiones así», cuenta.

Déjanos tus Comentarios