Copa menstrual: todo lo que debes saber

La copa menstrual admite diferentes formas para introducirla con facilidad.

Hoy en día, son pocas las personas que no han oído hablar de la copa menstrual. Un método para afrontar la regla por el que ya han optado muchas mujeres, pero que, para otras, sigue suscitando muchas dudas. Básicamente se trata de una copa que se inserta en la vagina y actúa como barrera ante el flujo menstrual. A diferencia de los tampones o las compresas, la copa no absorbe el sangrado, sino que «lo recoge».

Todas aquellas que la han probado están de acuerdo en sus múltiples ventajas y beneficios. Y en comparación, son pocos los inconvenientes que encuentran a la copa menstrual. Gracias a su popularidad, actualmente son muchas y diferentes las marcas que la venden. Y por tanto, también son numerosos los modelos, tamaños, materiales y colores que podemos encontrar en el mercado.

Copa menstrual: beneficios 

Copa menstrual: todo lo que debes saber

Gracias al uso de la copa menstrual ahorramos dinero y colaboramos con el medio ambiente.

  • Saludable: La copa menstrual suele estar compuesta de materiales hipoalergénicos que respetan nuestra salud íntima. Así, podemos encontrarla de silicona médica, caucho, látex o elastómero. Lo que es seguro, es que cada uno de estos materiales es repetuoso con nuestro cuerpo y evitan factores como la sequedad vaginal (a menudo relacionada con el uso de tampones).
  • Ecológica: Optando por la copa, colaboramos en el cuidado del medio ambiente ya que dejamos de utilizar métodos como las compresas o los tampones. Por lo general estos están fabricados con componentes plásticos y tardan en desaparecer cerca de trescientos años.
  • Económica: Como comentamos, utilizando la copa menstrual durante la regla dejamos de hacer lo propio con los tampones y compresas de un solo uso. Esto significa que el gasto en estos productos se reduce considerablemente. Y es que además, la copa menstrual puede llegar a a durarnos hasta diez años por lo que, hasta pasado ese tiempo, no tendríamos por qué comprar otra.

¿Inconvenientes?

Una vez esterilizada, la copa menstrual se guarda en la bolsa de tela que suele acompañar al producto.

  • Colocación: Entre los pocas desventajas que podemos encontrar a la copa, se encuentra la forma de ser colocada. Si bien es cierto que los tampones suelen tener un aplicador que facilita su inserción, no ocurre lo mismo con este producto. Así, tendremos que usar nuestras propias manos para introducirla, aprovechando su flexibilidad para doblarla a nuestro gusto. Con práctica, no tiene por qué ser algo demasiado complicado, ni mucho menos doloroso si lo hacemos de manera correcta.
  • Limpieza: Quizá este sea el punto más «molesto», pero realmente es algo en beneficio para nuestra propia salud. Cada vez que la copa es vaciada ha de ser lavada, algo complicado e, incluso, vergonzoso si nos encontramos en un baño público. Además, requiere ser esterilizada antes y después de cada regla para asegurar que esté libre de bacterias.

Déjanos tus Comentarios