Confinamiento: cuatro maneras de sobrellevarlo

Confinamiento: cuatro maneras de sobrellevarlo

Te ayudamos a organizarte para afrontar el confinamiento lo mejor posible.

Nunca antes el mundo se había enfrentado a una pandemia de estas características, ni al reto que supone permanecer confinados en casa por el coronavirus. Teletrabajando, en gran parte de los casos, saliendo solo para hacer las compras imprescindibles o para lo que se consideren “deberes inexcusables”. Sin poder tener contacto físico con los seres queridos, viajar o seguir una vida normal.

Tras varias semanas, el confinamiento empieza a hacer mella, los ánimos decaen y la incertidumbre, unida a la sobredosis de información (mucha de ella, imprecisa, sensacionalista o, directamente, falsa) y al miedo al contagio, ya nos pasa factura. Por eso, intentamos ayudarte a sobrellevar esta crisis. Para que te resulte un poco más llevadera y tenga las mínimas repercusiones posibles tanto a nivel de salud física como mental.

1. Teletrabajo

Confinamiento: cuatro maneras de sobrellevarlo

La mayoría de los hogares no están preparados para cumplir las medidas de prevención de riesgos laborales e higiene postural. Cuida al máximo las posturas para evitar dolores de espalda, y haz pausas cortas y frecuentes.

Si estás entre los millones de personas que han tenido que adaptarse al teletrabajo a marchas forzadas, es importante que, en la medida de lo posible, intentes hacerlo en las mejores condiciones. En primer lugar, delimita un espacio en tu casa que sea tu puesto de trabajo, separado del resto, para que te sea más fácil organizarte y, también, desconectar cuando no estés trabajando.

Establece un horario y cúmplelo. Intenta mantener el contacto con la empresa, para fomentar el sentido de pertenencia a la oganización y prevenir problemas relacionados con la soledad y el aislamiento. Ve cambiando de postura frecuentemente, apoya la espalda en el respaldo y las piernas en el suelo, en un ángulo de 90º.

2. Ponte en forma durante el confinamiento

Confinamiento: cuatro maneras de sobrellevarlo

Oblígate a hacer ejercicio al menos durante 30 minutos, un mínimo de 3 veces por semana.

Que el confinamiento no sea una excusa para dejar de cuidarte. Mantente activo tanto para prevenir un aumento de peso (según los expertos cada español engordará una media de 5 kg durante el encierro) como para evitar el sedentarismo.

Así, no solo cuidarás tu cuerpo sino que mantendrás el estrés a raya y descansarás mejor. Aprovecha que muchos gimnasios y centros deportivos de todo tipo y disciplinas están ofreciendo sesiones, entrenamientos y clases en abierto en canales como Instagram o Youtube, tanto en directo como grabadas.

3. Mantén la calma

Confinamiento: cuatro maneras de sobrellevarlo

La app de mindfulness y meditación Petit Bambou ofrece varios de sus programas de forma gratuita durante todo el tiempo que dure el confinamiento.

Dado lo anómalo del momento que vivimos, el miedo al contagio y a las consecuencias de esta crisis, y la imposibilidad de realizar actos tan cotidianos (y a los que no solemos dar importancia) como viajar, pasear, tomar algo con los amigos o ir a lugares de ocio, la mente no descansa, y no para de dar vueltas al mismo tema.

Sin embargo, aunque estemos en estado de alarma, intenta mantener la cordura y ser lo más positiva posible, dejando la ansiedad y la inquietud de lado. Resérvate un ratito al día para cuidar tu mente y la de los tuyos. Hacerlo en pareja o en familia puede ser de lo más enriquecedor, y os ayudará a sentiros todos mejor.

4. Exprime el confinamiento

Confinamiento: cuatro maneras de sobrellevarlo

En los niños, la pérdida del curso escolar preocupa a padres y docentes. Pero además de estudiar en casa y del seguimiento que cada centro establezca, hay otros recursos.

La resiliencia, un término muy de moda, es la capacidad que tienen los seres humanos para adaptarse de forma positiva a las situaciones adversas. En lugar de lamentarte por la situación, dale la vuelta a la tortilla. Aprovecha para disfrutar haciendo cosas que te gustan y para las que normalmente no consigues encontrar el momento o no tienes tiempo.

Leer, pasar tiempo de calidad con la familia, cocinar, ver tus series y películas favoritas, desempolvar ese instrumento musical que hace años que no tocas… Saca tu lado más creativo, o bien, el más práctico. Y dedícate a esas tareas que nunca puedes hacer, desde ordenar tu armario a organizar tus fotografías. Lo importante es no dejar que pasen las horas permaneciendo inactivo y con un estado de ánimo decaído.

Déjanos tus Comentarios