Aprende a reducir el estrés en momentos de tensión

Joe Dispenza

El profesor, escritor y conferenciante estadounidense Joe Dispenza ha impartido en Sitges un seminario a 1.400 asistentes. Ante ellos, el experto ha expuesto un método que permite percibir la realidad de manera que se pueda resistir el estrés; con él se consigue evolucionar y conseguir un cambio personal.

Para ello es necesario evitar el entorno que recuerda constantemente quién piensas que eres; lo primero es separarse de los lugares a los que vas y de las cosas que haces cada día a la misma hora. Él también permite a los participantes informarse a fondo sobre las propias posibilidades de evolución personal.

1. Cambiar nuestra química cerebral

Dispenza aplica conceptos de neurociencia y epigenética para ayudar a establecer cambios duraderos en la vida de los asistentes.  Según él, con el conocimiento y la instrucción adecuados podemos cambiar nuestra química cerebral. Si lo hacemos suficientes veces, podemos desarrollar la habilidad de crear un cuerpo y una mente más eficientes, equilibrados y saludables, cambiando la percepción de la realidad, controlando el estrés y mejorando nosotros mismos.

2. La ciencia aplicada al cambio

Dispenza es divulgador del potencial que tiene el ser humano de romper hábitos y del uso de la voluntad como instrumento para el cambio.  El cerebro participa en todo cuanto se hace, incluyendo pensamientos, sentimientos, acciones y relaciones. Es el órgano de la personalidad, el carácter, la inteligencia y de cada decisión que se toma.

“Cuando el cerebro funciona bien nosotros también funcionamos bien y cuando experimenta alteraciones lo más probable es que tengamos problemas en nuestra vida. Cuando nuestro cerebro no sufre desarreglos, estamos mejor, nos sentimos más saludables, más sabios y también tomamos mejores decisiones”, asegura.

3. Dejar de ser el de siempre

Como sostiene Dispenza, “lo que cambia la vida de manera profunda es entender que cambiar nuestra mente; tener, por lo tanto, nuevas experiencias y obtener nuevas percepciones no es más que una cuestión de dejar el hábito de ser el mismo de siempre”. Es decir, cuando cambia la mente, cambia la vida.

Cuando los sentimientos se convierten en nuestra forma de pensar, o si no podemos superar el modo en que nos sentimos, nunca cambiamos. Cambiar es pensar más allá de cómo nos sentimos. Cambiar es actuar trascendiendo los sentimientos usuales.

Dejanos tus Comentarios