Qué pedir en la comida de empresa si estás a dieta

La comida de empresa no tiene que ser diferente a tu rutina.

La Navidad ya está aquí, y con ella llegan las tradicionales comidas o cenas de empresa. Unas citas que rompen tu monotonía si estás a dieta. Tanto, que mucha gente prefiere quedarse en casa y que su continuado esfuerzo no se convierta en invisible por culpa de un menú copioso. Para poder aunar dieta y vida social, Nerea Rodriguez, Wellness Expert de Barceló Portinatx, nos facilita las claves para pedir platos saludable. Gracias a esto sabemos qué podemos pedir para seguir en forma.

La bebida

El vino blanco, tu aliado.

Lo ideal es combinar una copa de vino blanco con una botella de agua mineral. La finalidad es que, gracias a la ingesta de agua, nos dure más el vino y así limitamos su consumo. Tómate sólo una copa de vino y a poder ser que sea seco porque contiene menos azúcar y, por lo tanto, menos calorías”, explica Nerea Rodríguez. Además, si optas por refrescos, recomienda evitar los light porque “tienen un efecto negativo en nuestra microbiótica intestinal y aumenta la ansiedad por comer dulce”.

Platos para compartir

Los platos para compartir hacen que no controlemos lo que tomamos.

Lo mejor para controlar la cantidad que comemos es servirte una ración en tu propio plato y no ir picando de uno central. Cuando llegan las raciones, debemos evitar las que contenga fritos, rebozados, mucha salsa… “Una buena opción son platos fríos como ensaladas, carpaccio, tartar o sashimi”.

Pan, ¿sí o no?

Elige el pan que más te gusta.

“Puedes comer pan, pero solo una pieza pequeña. Incluso si lo que estás haciendo es una dieta para adelgazar y no para mantenerte, no hay que renunciar a una cantidad mínima de 100 gramos de pan al día”, explica Nerea Rodríguez.

Selección del plato principal

El pescado a la plancha es una alternativa muy sana.

La mayor parte de los restaurantes ofrecen para estas fechas menús cerrados en los que puedes elegir entre distintos platos principales. Si te dan varias opciones, no lo dudes, decántate por el que “sea a la plancha y sin salsa”.

 El postre

No renuncies a darte un capricho en el postre.

Si eres de esas personas que no puede decir que no a un dulce, te proponemos que pidas un postre a medias con otro comensal. Además, el broche de oro ideal a la comida es una taza de té verde. Esto ayuda a acelerar el metabolismo, facilita la digestión y combate la retención de líquidos.

Las copas

La nueva moda, copas sin alcohol.

Si tras la comida tienes intención de seguir disfrutando de la fiesta, opta por evitar el alcohol. Una de las bebidas más recurrentes es el Fake-tonic: tónica con limón. “Tiene el mismo aspecto que el Gin Tonic y además engañará a tu paladar. Con esta bebida no solo evitarás el alcohol, sino también las bebidas azucaradas como la Coca-Cola”.

Déjanos tus Comentarios