Piña: la superfruta ideal para tu alimentación

Piña: la superfruta ideal para las navidades

Los indígenas americanos llamaban a la piña «ananas», que significa “fruta excelente”, y en casi todos los idiomas, excepto en inglés y castellano, se sigue llamando así.

Con más de 1.400 variedades diferentes, la piña es una fruta originaria de América del Sur que se cultiva principalmente en zonas tropicales. Compuesta por un 85% de agua, fibra (de la cual el 99% es insoluble, por lo que es perfecta para limpiar el organismo) e hidratos de carbono (y, en menor proporción, también proteínas).

Es una fruta muy completa, que destaca especialmente por su alto contenido en vitaminas C, B1, B6, B9 (ácido fólico) y E; minerales (sobre todo, manganeso, magnesio, potasio, calcio, fósforo y yodo), y en enzimas que, entre otras funciones, ayudan a mejorar la digestión.

Principales beneficios de la piña

Piña: la superfruta ideal para las navidades

Aunque es una fruta tropical, la piña es un alimento ideal para consumir en navidades.

Su potente acción antioxidante, mantiene a raya enfermedades como algunos tipos de cáncer. Según los estudios, especialmente los de de estómago, esófago, faringe, pulmón, útero, páncreas y boca. Además, mejora los sistemas digestivo e inmune y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Por si  fuera poco, tiene una importante acción antiinflamatoria.

Debido a su alto contenido en ácido fólico, ayuda a disminuir el riesgo de defectos congénitos en el feto, por lo que resulta perfecta durante el embarazo. Además, la piña se presenta como la única fuente de bromelina. Una enzima que descompone las proteínas, permitiendo una mejor absorción de los aminoácidos que las componen, al igual que hace la pepsina, otra enzima presente en los jugos gástricos.

Cómo elegirla en su punto

Piña: la superfruta ideal para las navidades

Podemos consumirla de muchas maneras, una de ellas son estos gofres de piña.

A la hora de comprar una piña, fíjate en primer lugar en su color: lo ideal es que sea anaranjado. Además, las hojas deberían ser verdes y tiesas: si notas que está blanda, es que está en mal estado. Para saber que está en su punto óptimo de maduración tira de una de sus hojas centrales: si se desprende sin esfuerzo, está madura.

Eso sí, el punto perfecto dependerá de la receta que quieras preparar. No es lo mismo comerla natural para postres o meriendas que cocinada, en cócteles o bebidas. Aprovecha la versatilidad de esta superfruta y sorprende a tus invitados con platos diferentes y exquisitos estas navidades.

Déjanos tus Comentarios