Fibra, ¿por qué es tan importante para nuestro organismo?

Fibra, ¿por qué es tan importante?

Fibra, ¿por qué es tan importante?

Técnicamente la fibra no es un nutriente, pero sí es un componente de la dieta básico para que el organismo funcione correctamente. La OMS recomienda un consumo diario de entre 27 y 40 g, muy por encima del consumo medio en Europa (9 de cada 10 españoles no lo cumplen). Pero al incrementar su ingesta es importante hacerlo de forma gradual, advierte.

¿Qué es la fibra?

La fibra es un hidrato de carbono que el cuerpo no es capaz de digerir. A diferencia del resto de carbohidratos, grasas, etc, pasa prácticamente intacta por todo el aparato digestivo, hasta que el organismo la elimina. Precisamente por esto ayuda a regular el ritmo intestinal y a “limpiar” el organismo, ya que “arrastra” con todo lo que encuentra a su paso.

¿Para qué sirve la fibra?

Sus beneficios más conocidos son la prevención y el alivio del estreñimiento y la sensación de saciedad que aporta, pero hay mucho más.

  • Ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, como el de colon o el de recto.
  • Disminuye los niveles de azúcar y colesterol en sangre.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, así como accidentes cerebrovasculares.
  • Limpia en profundidad las paredes del intestino, eliminando los residuos adheridos a ellas. Además, mejora el tránsito intestinal y tiene un efecto detox.
  • Ayuda a controlar y perder peso, no solo por favorecer la sensación de saciedad sino por ralentizar el metabolismo de los hidratos de carbono.

Según los expertos, con las 5 raciones de fruta o verdura recomendadas más una de cereales integrales las necesidades diarias estarían cubiertas.

Tipos de fibra

  • Soluble: Se disuelve en agua, y es la más beneficiosa para el organismo. Ayuda a bajar los niveles de colesterol y azúcar en sangre y disminuye el riesgo cardiovascular. También aporta sensación de saciedad
  • Insoluble: Prácticamente no absorbe agua, y su función es limpiar el intestino y regular el organismo.

¿Dónde está la fibra?

Es conveniente consumir ambos tipos de fibra, y variar sus fuentes. La fibra soluble está presente en cereales, legumbres y algunas frutas y verduras. La insoluble, por su parte, está en los frutos secos, en la piel y en la cáscara de las frutas. También en las verduras de hoja verde y en cereales como el trigo y el arroz.

Alimentos que más la contienen: alcachofas, cereales integrales (como el salvado de trigo), legumbres, espárragos, frutos secos y semillas (chía, lino), piña, coco y frutas frescas con piel, pulpa o semillas (fresa, frambuesa, pera, manzana).

Déjanos tus Comentarios